Crecimiento

La inversión en vivienda retrocede por primera vez en cinco años

En los tres primeros meses del año, en los que el crecimiento intertrimestral de la economía española fue del 0,3%, se registró una fuerte caída en la inversión, tanto en los bienes de equipo como en construcción. En concreto, la destinada a vivienda registró una tasa negativa del 0,2%, la primera vez que decrece desde el tercer trimestre de 2002.

La fuerte desaceleración en el consumo y la inversión hicieron caer en el primer trimestre el crecimiento de la economía española en ocho décimas, hasta el 2,7%, mientras que el empleo sólo aumentó el 1,7%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

La actividad en el sector de la construcción también se siguió desacelerando, con un crecimiento sólo del 1,4%, la mitad que en el trimestre anterior, debido sobre todo a la contracción en la construcción de viviendas.

El crecimiento interanual de la economía española no ha sido tan bajo desde el cuarto trimestre de 2002, aunque si se trata del aumento del PIB intertrimestral, es el más bajo desde el segundo trimestre de 1995.

Aunque la demanda nacional -consumo e inversión- es la principal responsable de esta desaceleración, el INE recuerda que se ha visto compensado por una menor contribución negativa del sector exterior, de cuatro a tres décimas, con la moderación tanto de las exportaciones como de las importaciones.

En cuanto al empleo, el crecimiento del 1,7% equivale a la creación en un año de 322.000 puestos de trabajo a tiempo completo, mientras que la productividad se ha acelerado una décima y aumentó el 1%. El menor empleo y la bajada de la renta disponible hicieron que los hogares españoles moderaran fuertemente su consumo en un periodo en el que cayeron las ventas de automóviles y las cifras de comercio al por menor, entre otros. Por el contrario, el gasto de las Administraciones Públicas se aceleró tres décimas, hasta el 4,7%, por el aumento de las compras de bienes y servicios. La desaceleración de la inversión se ha producido en sus tres grandes componentes.

Así, los bienes de equipo crecieron el 6,3% frente al 8,6 del trimestre anterior; el crecimiento de la inversión en construcción bajó 1,6 puntos hasta el 1,3% y la destinada otros productos se redujo nueve décimas hasta el 5,2%. Aunque los bienes de equipo siguen siendo el componente más dinámico del crecimiento, su inversión se atenua, con moderaciones en sectores como la maquinaria y el transporte. Dentro de la construcción, la menor demanda de viviendas por parte de los hogares ha hecho que decrezca su inversión y que cada vez se inicien menos casas.

La inversión en edificios no residenciales e infraestructuras sigue por el contrario creciendo, aunque a menor ritmo, del 4% al 3%. Dentro de las infraestructuras, las carreteras y ferrocarril muestran el perfil más expansivo. En el análisis del sector exterior, las exportaciones se moderan una décima, hasta el 5%, mientras que las importaciones aumentaron cinco décimas, hasta el 5,1%.

En cuanto a la actividad de los distintos sectores de la economía española, el mayor aumento lo registraron los servicios, que crecieron el 3,7%, seguidos de la agricultura y la pesca (3%), mientras que la construcción sólo aumentó el 1,4%. Por su parte, la actividad de la industria española decreció el 0,3%, mientras que la de las empresas energéticas aumentó el 4%.

Por otra parte, en el primer trimestre del año se destruyó empleo en la construcción, con una caída del 1,1%, aunque bajó en mayor medida en la agricultura y pesca, el 5,2%. Por el contrario repuntó en los servicios, el 2,8% y en las ramas industriales y energéticas subió el 1,7%, tras tres trimestres anteriores con pérdida de empleo. El crecimiento del coste laboral unitario se aceleró una décima, hasta el 2,9%, mientras que la remuneración de asalariados se redujo ocho décimas, hasta el 5,9%.

Según subraya el INE, pese a la desaceleración en España sólo otras dos de las principales economías europeas -Holanda y Austria- han crecido más en el primer trimestre, mientras que países como Alemania, Reino Unido o Francia están por debajo. En este periodo, el crecimiento de la eurozona fue del 2,2% y del 2,4% en el conjunto de la UE.