Plan estratégico

Buffet 'quita hierro' al ajuste inmobiliario español

El hombre más rico del mundo y presidente de Berkshire Hathaway, Warren Buffett, está interesado en comprar compañías en España como inversión a largo plazo, probablemente "empresas que no hagan mucho dinero ahora".

En una rueda de prensa hoy en Fráncfort para presentar su interés inversor en Europa, Buffett dijo que busca compañías que tengan un beneficio antes de impuestos mínimo de 75 millones de dólares (48 millones de euros) anuales.

El inversor estadounidense, que estará en Madrid el próximo miércoles y rehusó dar nombres concretos de firmas, busca la rentabilidad a largo plazo a la hora de adquirir en España, tendrá en cuenta si la empresa aporta algo que sus competidores no lo hacen.

También "consideraremos el precio que debamos pagar por ellas y si tiene sentido lo haremos", dijo el multimillonario.

Buffett se mostró poco preocupado por la desaceleración del mercado inmobiliario en España y dijo que no le importa que este sector tenga problemas en este momento en términos de compras en ese área.

El consorcio inversor Berkshire Hathaway, que estudia también invertir en Alemania, Italia y Dinamarca, dará prioridad a la capacidad de obtener beneficio de forma sostenida, sin deuda y con una buena dirección.

Buffet busca sectores empresariales "simples" y en este sentido apostilló que, "si hay mucha tecnología, no lo entenderemos".

Al mismo tiempo, el director ejecutivo de Berkshire Hathaway también dejó claro que quiere saber inmediatamente el precio de oferta.

"No queremos perder nuestro tiempo o el de los vendedores hablando, incluso de forma preliminar, sobre una transacción cuando el precio es desconocido", dijo Buffett.

El plan de Buffett

A Buffett se le conoce por comprar empresas privadas bien administradas con altas barreras para potenciales rivales, establecer acuerdos con un apretón de manos y no meterse en la administración. A cambio, normalmente paga menos de lo que las empresas recibirían en una subasta.

Berkshire tiene 35.000 millones de dólares en efectivo y Buffett, de 77 años, ha estado buscando sitios para gastarlo. Ha invertido en China, Israel y el Reino Unido, y se ha quejado de la escasez de oportunidades de inversión en Estados Unidos para una empresa tan grande como la suya.