Informe

Cinco empresas, claves para el crecimiento económico español entre 2000 y 2007

Las multinacionales Abertis, Iberdrola, Banco Santander, BBVA y Telefónica impulsaron el crecimiento de la economía española entre 2000 y 2007 y son, en parte, responsables de que el país ocupe el noveno lugar en la clasificación económica mundial, debido a sus procesos de internacionalización.

Esta es una de las conclusiones del "Observatorio sobre el Gobierno de la Economía Internacional" publicado por la Fundación de Estudios Financieros y presentado hoy en el Senado en un acto en el que participaron, entre otros, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y el presidente de la Cámara Alta, Javier Rojo.

El factor común de las citadas multinacionales, según el presidente de la fundación, Xavier Adserá, es la inversión en los mercados de Latinoamérica y la entrada en la oferta de servicios públicos de esa zona.

Por su parte, el decano de la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Navarra, Luis Ravina, director del estudio, consideró que el hecho de que España haya obtenido un mayor reconocimiento en los organismos multilaterales se debe, también, a su entrada en la Unión Europea (UE) debido a que esto fomentó el conocimiento del país fuera de sus fronteras.

Las razones que impulsaron a las citadas compañías a conquistar plazas internacionales fueron el "acceso a mejores proveedores, la búsqueda de nuevos mercados, la reubicación de sus procesos y las ventajas de las nuevas tecnologías".

Ravina también citó a las empresas Repsol y Endesa y explicó que, junto con Telefónica, se encuentran entre las cien trasnacionales más destacadas, mientras que el Santander y el BBVA forman parte de las 50 multinacionales financieras más importantes del mundo, de acuerdo con las clasificaciones elaboradas por la ONU.

Según el académico, las firmas españolas son emblemáticas para los sectores de energías renovables o cadenas hoteleras y una de cada cinco franquicias operan en el extranjero.

Durante la presentación del observatorio, el presidente del Senado, Javier Rojo, enfatizó que la economía mundial necesita controles para los mercados financieros y agregó que la desaceleración que vive España requiere de un ajuste en la construcción residencial, que afectará al empleo.

Por su parte, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo que España ha sido tradicionalmente receptor de inversión y que "siga siendo atractivo para el capital extranjero es un objetivo clave del ministerio".

De igual manera, Sebastián expuso los puntos de la política empresarial de la legislatura, que se centra en promover a las empresas, sobre todo a las pymes, en el exterior, divulgar los planes de cofinanciación de proyectos de la UE y fomentar la innovación.