Lealtad, 1

Malos tiempos para salir a Bolsa

No hay que ser un lumbrera para percibir que no es éste el momento más optimo para salir a Bolsa. A Itínere trataron de convencerle los bancos colocadores para que esperara un tiempo antes de dar el salto al parqué, pero no fue hasta que la realidad se impuso, tozuda, y la compañía percibió que la demanda internacional no cubriría la oferta, que optó por echarse atrás.

Las últimas salidas a Bolsa no están yendo bien. Según los datos que maneja Bloomberg, la gran mayoría de los índices que miden el comportamiento de las últimas OPV está en pérdidas en el año. Estos índices reflejan el comportamiento de las empresas que salen a Bolsa durante los 12 primeros meses de cotización. Por ejemplo, el índice de OPV europeo pierde un 15,33% desde el 1 de enero. El español cede un 17,1% en el mismo periodo, 10 puntos más de lo que pierde el Ibex 35.

Obviamente, la aversión al riesgo que existe en los mercados también ha frenado muchos planes para salir a Bolsa. En España este año no ha habido ninguna OPV, cuando el año pasado, por estas fechas, ya estaban cotizando Grifols y Clínica Baviera. Es sintomático. En Estados Unidos, entre enero y abril de 2007 se produjeron 94 salidas a Bolsa a través de OPV. En lo que va de año se han producido 43 ofertas.

Dicen los expertos que el momento idóneo para invertir en Bolsa se produce cuando el último optimista se vuelve pesimista. Y pueden tener razón, aunque también hay quien prefiere dejar que el primer euro lo gane otro y subir al carro bursátil cuando éste ya esté rodando.

Pero si los inversores tienen complicado lidiar en mercados como éste, peor lo tienen las empresas que deben convencer a los primeros de las bondades del recién llegado a la Bolsa. Así que, o se está muy necesitado de financiación y dispuesto a venderse por mucho menos de lo que se vale, o se hace caso a los colocadores y, o bien se espera o se busca el dinero por otras vías.