Divisas

El euro se acerca otra vez a la cota de 1,60 dólares

El cambio del euro frente al dólar volvió ayer a asomarse a la barrera psicológica de los 1,60 dólares por unidad, al llegar a venderse por 1,5948, muy cerca del máximo histórico de 1,5983. El tipo de cambio cayó luego hasta 1,591. El BCE fijó el cruce de referencia en 1,5898 dólares.

La dinámica es la misma que se mantiene desde el verano pasado: hay un movimiento de mercado muy favorable al euro, toda vez que los datos empresariales y de actividad confirman la debilidad económica de EE UU, donde los tipos de interés han bajado hasta el 2,25%. El Banco Central Europeo (BCE), que tiene como mandato principal mantener la estabilidad de precios, se resiste a recortar los tipos -actualmente al 4%-, con el argumento de la creciente presión inflacionaria.

El IPC armonizado de los 15 países que comparten el euro se situó en marzo en el 3,6%, la cifra más alta desde que existe la moneda única. La firmeza del BCE sobre los tipos y la mejor salud relativa de la economía de la eurozona han hecho que la moneda se aprecie contra casi todos sus socios comerciales. En lo que va de año, el euro se ha revalorizado un 18,7% sobre el rand de Sudáfrica; un 13,3% contra el won surcoreano; un 8,9% frente al dólar canadiense; un 8,3% respecto a la libra esterlina; casi un 8,2% con el dólar y un 4,8% en el caso del peso mexicano. Otras monedas resisten mejor: el real brasileño cede un 2%; el yen, un 0,7% y el franco suizo se ha apreciado un 2,9%.

CONTROL EN DERIVADOS

El supervisor del mercado de futuros de EE UU (CFTC) acusó ayer al mercado británico de derivados de 'falta de transparencia', en palabras del comisionado Bart Chilton, y pidió a las autoridades 'un gran esfuerzo' para perseguir la manipulación del mercado.