Restricción de liquidez

JPMorgan mira con cautela a la banca mediana española

Cautela. Esa es la conclusión del último informe de JPMorgan sobre Banesto, Sabadell, Popular, Pastor y Bankinter. La firma considera que pueden afrontar las restricciones de liquidez este año, pero teme que las cotizaciones del sector estén ignorando los riesgos macroeconómicos y de financiación a largo plazo.

Aprovecharíamos el rebote reciente para tomar beneficios, especialmente ante la llegada de la temporada de resultados hoy presenta Banesto. Reiteramos la recomendación de infraponderar el sector y mantenemos nuestra preferencia por Banesto', explica JPMorgan.

La firma reconoce que el escenario actual para el sector es razonable, considera que las perspectivas de liquidez son bastante seguras este año, pero teme que las dificultades de financiación en el largo plazo terminen minando los resultados más de lo que descuenta el mercado.

La buena noticia es que la capacidad de atraer depósitos de la banca española gracias a sus redes de oficinas, el papel del BCE como financiador de última instancia y la creciente actividad en el mercado de papel comercial garantizan 'bolsas de liquidez' a corto plazo. Todo ello, a pesar de que la refinanciación de la deuda a largo plazo aún se presenta como un reto.

Lo que preocupa realmente a JPMorgan es que las perspectivas de largo plazo resulten insostenibles de mantenerse las condiciones actuales. Y es que la firma ve riesgos en las previsiones de crecimiento de créditos, actualmente en el 10%, ya que considera que los efectos de la mayor prudencia del sector a la hora de concederlos y la menor demanda incidirán negativamente.

Por ello, la resistencia de los depósitos se perfila clave. JPMorgan estima caídas de las estimaciones de beneficios para el sector de entre el 6% y el 10% si no se cumplen sus previsiones de crecimiento de depósitos (11%-12%) y éstos caen hasta la media histórica, generalmente un 1,1% por encima del crecimiento del PIB.

Un incremento de los costes de financiación por encima de las expectativas resulta otra amenaza para el largo plazo, especialmente si la competencia para captar depósitos termina provocando que el producto no resulte rentable para la banca. Una situación que se agravará si los costes para financiarse a medio y largo plazo siguen disparados. Finalmente, las distorsiones en las duraciones de los créditos es otro riesgo, ya que actualmente el 90% de los créditos de largo plazo se financian con fondos a corto.

JPMorgan estima que el 70% de la masa crediticia se financia con depósitos y el resto con emisiones de papel comercial, así como colocaciones esporádicas a medio y largo plazo. En su opinión Pastor tiene las mejores perspectivas de liquidez, seguido de Sabadell.

Las próximas pistas llegarán con los resultados pero ayer el sector cayó en bloque.

Merrill Lynch. Eleva a neutral la recomendación del sector

Merrill Lynch considera que el mercado de crédito ya ha visto lo peor. Por ello ha mejorado la recomendación sobre la banca mundial a neutral.

La revelación por parte de la banca de las pérdidas es positiva. 'El paso de la negación al arrepentimiento debería reducir la incertidumbre y volatilidad'.

La colocación de 31.000 millones de dólares en deuda la semana pasada es otro síntoma de recuperación.

Los riesgos, con todo, persisten tanto en el terreno económico como en resultados por lo que Merrill Lynch no cree que aún sea momento de sobreponderar la banca.