Estados Unidos

JPMorgan quintuplica su oferta por Bear Stearns y asegura el cierre de la compra

El fin de semana volvió a ser laborable para los altos ejecutivos de JPMorgan, Bear Stearns y la Fed. La tarea tuvo varios frentes. Por un lado, ambos bancos trataron de dar una mayor compensación a los enojados accionistas de Bear y, por otro, se quiso cerrar el acuerdo de tal manera que fuera imposible la marcha atrás.

El resultado de esas negociaciones se presentó ayer, cuando JPMorgan desveló que pagará con sus títulos el equivalente a 10 dólares por cada acción de Bear en vez de los dos que se ofrecieron cuando se cerró el primer acuerdo de compra del banco de inversión. Al quintuplicar el precio, la valoración de la compañía se eleva a unos 2.600 millones de dólares.

Con el acuerdo anterior, el precio era de unos 236 millones de dólares, es decir un cuarto del valor que tiene solo la sede de Bear Stearns en Manhattan (valorada entre 1.000 y 1.200 millones de dólares).

Para asegurar que la junta de accionistas no acaba con este acuerdo, el consejo de Bear aprobó la emisión de acciones nuevas por valor de 95 millones de dólares para JPMorgan, que se comprarán al mismo precio que el resto de acciones. Eso le da al banco dirigido por James Dimon una participación del 39,5% en Bearn. Es decir, un porcentaje que le deja a apenas el 10% de la mayoría suficiente para aprobar la transacción en la junta. La adquisición de estas acciones se cerrará el 8 de abril.

El cambio de redacción también afecta al papel de la Fed. El Tesoro y la autoridad monetaria auspiciaron esta transacción que se ha percibido como un rescate por el temor que causaba que la crisis de Bear Stearns produjera a una crisis mayor en el sistema financiero. La Fed se comprometió a asumir la mayor parte del riesgo de la cartera de Bear como ayuda para financiar la compra.

Ahora, la Reserva Federal de Nueva York asume el control de una cartera de valores de Bear estimados en 30.000 millones para 'facilitar' la opa de JPMorgan. Los beneficios, si los hubiera, serían de la Fed. No obstante, el banco de Dimon asumiría la responsabilidad por los primeros 1.000 millones de dólares de esa cartera, algo que no hacía antes.

Un valor muy tozudo que espera más

Los títulos de Bear Stearns se han resistido a la oferta de dos dólares por acción que hizo JPMorgan hace poco más de una semana. El precio se ha mantenido tozudamente por encima de la oferta incluso cuando se supo que la alternativa a la venta era la suspensión de pagos. La posibilidad de que el británico Joseph Lewis, que ha visto casi volatilizarse una inversión de casi mil millones en Bear, preparara una contraoferta junto con su anterior consejero delegado James Cayne, dio alas al valor.

La presión ha dado un cierto resultado, pero ayer los mercados seguían viendo el valor más caro de lo que lo hizo JPMorgan. Las acciones de Bear llegaron a registrar ayer alzas del 97% para cerrar, de nuevo, por encima el precio de su opa.