Mercados

La Fed y la crisis de Wall Street marcan la semana bursátil

La Reserva Federal vuelve a acaparar esta semana todas las miradas de los inversores. El mercado espera que recorte al menos otro medio punto los tipos de interés, hasta el 2,5%, para intentar revitalizar la economía. Pero no será el único referente. Las Bolsas tendrán que asimilar hoy la crisis vivida por Wall Street el viernes y posibles nuevas sorpresas negativas procedentes de la banca de inversión.

La Fed y la crisis de Wall Street marcan la semana bursátil
La Fed y la crisis de Wall Street marcan la semana bursátil

Otro gesto de la Reserva Federal estadounidense. Eso es lo que esperan las Bolsas mundiales, que ya han descontado otro recorte de los tipos de interés de entre 0,5 y 0,75 puntos para el próximo martes. Este nuevo movimiento, el sexto desde el pasado mes de agosto, situaría el precio del dinero en el 2,5%, frente al 5,25% anterior. En total, la Fed ya ha llevado a cabo un descenso de 2,25 puntos para intentar evitar que la economía estadounidense entre en recesión y aliviar las tensiones que se viven en los mercados de crédito.

Los expertos coinciden en que la Fed no escatimará esfuerzos en su política monetaria para impedir que la actual situación, desencadenada por la crisis de las hipotecas de alto riesgo en EE UU, se enquiste. 'Hará lo mismo que en 2003. Barra libre en cantidad y en precios', afirma David Cano, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI). En esa ocasión, la autoridad monetaria recortó el precio del dinero hasta el 1%, un nivel que ya barajan algunas firmas de análisis como el necesario para contener la crisis actual.

La mayoría de los analistas opina que la próxima rebaja será de medio punto, después de que la semana pasada la Fed inyectará liquidez en el sistema por 200.000 millones de dólares. Pero añaden que no será la última ayuda. 'La Reserva Federal insistirá este martes en que los riesgos para el crecimiento se centran en el mercado de la vivienda, la restricción del crédito y el repunte del precio de las materias primas. Además, dejará abierta la puerta a nuevos recortes e insistirá en que seguirá con mucha atención la evolución de los mercados', explica José Luis Martínez, de Citi.

Algunos expertos creen que el precio del dinero podría bajar al 1%, frente el 3% actual

Los inversores temen más sorpresas negativas de la banca de inversión

Este experto añade que, aunque las Bolsas están resistiendo bastante bien las malas noticias, los inversores se han dado cuenta de que el problema es más serio de lo que se esperaba, por lo que hará falta algún tiempo para que la recuperación de la renta variable sea sostenida. 'Seguirán los goteos a la baja. Es necesaria mucha prudencia ya que la volatilidad es muy elevada'.

Para empezar, las Bolsas europeas tendrán que asimilar hoy la crisis vivida en Wall Street el viernes, que llegó a caer un 3%, aunque terminó en el 1,60%. De momento, el Ibex 35 cerró la semana con una ganancia del 2,6%, gracias al impulso que provocó el martes la decisión de la Fed de tomar medidas adicionales para garantizar los fondos a las entidades de crédito. En el año, acumula una pérdida del 14,23%, que le sitúa en 13.021 puntos.

Además, el mercado teme que puedan llegar más sorpresas negativas procedentes del sector financiero. Esta semana comienza a publicarse la cascada de resultados de los principales bancos de inversión estadounidenses, hasta ahora los más afectados por las turbulencias.

'Las cuentas del primer trimestre servirán para conocer si la crisis va perdiendo intensidad, aunque seguimos esperando nuevas provisiones y pérdidas de las principales entidades ya que el inicio de año no ha sido favorable', comentan en Banco Urquijo.

Entre los primeros en enseñar sus cuentas figuran algunos de los primeros espadas del sector, como Merrill Lynch, Lehman Brothers, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Bear Stearns. Sin ir más lejos, esta última entidad reconoció el pasado viernes que tenía fuertes problemas de liquidez, lo que obligó a la Fed y a JPMorgan a acudir en su rescate.