Alexander Scurlock

'Invierto en lo que no está de moda'

Ha heredado para su gestión la cartera de una leyenda, Anthony Bolton. Pero demuestra estar a la altura. Su secreto, tener las ideas claras y una visión global de las compañías.

'Invierto en lo que no está de moda'
'Invierto en lo que no está de moda'

No sólo gestiona el mayor fondo de Bolsa europea, con una cartera de 12.000 millones de euros. Es también el sucesor en la gestión del European Growth Fund de Anthony Bolton, una leyenda de Fidelity Investments que se jubiló a finales del año pasado tras 25 años batiendo consistentemente al mercado. Scurlock (Southampton, 1966) ha heredado de Bolton una filosofía de inversión basada en lo que el gestor estrella llamaba ser un contrario. Se expresa con tanta claridad que lo que hace parece pan comido. Pero, con 25 años de experiencia, confiesa que el éxito requiere mucho trabajo. 'Soy un buen selector de valores', afirma sin falsa modestia.

¿Es usted un 'contrario', como se declaraba Bolton?

Ser un contrario significa comprar las acciones que otros no quieren. En realidad cuando hablamos de ir contra el mercado hablamos de comprar acciones que el mercado no sigue. Pero puede darse la situación de que ser un contrario consista en apostar por una empresa como Telefónica, una compañía que todo el mundo conoce pero que es ignorada porque la gente no lo tiene claro. La gente prefiere comprar historias excitantes, cosas que están de moda. Pero la inversión no tiene por qué ser excitante. Lo que me gusta de invertir es comprar acciones que otra gente no quiere. Cuando me preguntan cuál es mi estilo de inversión contesto: 'estar tan fuera de la moda como sea posible'. Porque si algo no está de moda, sé que puedo comprar algo barato.

'Tratar de coger la ola del mercado es hacer cábalas'

¿Qué ha cambiado en la gestión del fondo con respecto al estilo de Anthony Bolton?

Durante muchos años el fondo apostó por empresas de mediano tamaño con un estilo valor. En el punto en que heredé el fondo vi que las valoraciones empezaban a estar muy ajustadas. Así que hice un cambio muy consciente en las posiciones del fondo, tomando acciones que habían sido dadas de lado por el mercado. Así que cambié claramente el perfil para apostar por empresas de mayor tamaño.

¿Le preocupa la situación actual de la economía americana?

Las circunstancias mundiales están cambiando. Hay dos aspectos. En un lado observamos una historia de crecimiento estructural en China, India, América Latina, Oriente Próximo y Rusia. Y en el otro lado tenemos una historia cíclica, que es la desaceleración que se está produciendo en Estados Unidos. Los europeos estamos obsesionados con la historia cíclica. En España, por ejemplo, vuestra preocupación es con el sector inmobiliario, el aumento de los costes de financiación, el desempleo y la inflación. Y sí, es un tema preocupante. Pero si tienes esta conversación sobre Asia, hablaríamos de crecimiento, que es hacia donde se está moviendo el capital.

¿Qué perfil tienen las empresas de su cartera?

Una de las ventajas de haber movido la cartera hacia los valores más baratos entre las empresas de elevada capitalización es que, por su naturaleza, las grandes empresas tienden a ser operadores globales. Así que por definición están expuestas a estas oportunidades de crecimiento. Estoy buscando ese punto de equilibrio en el que, si una compañía que tiene operaciones en EE UU, América Latina, Europa y Asia, el crecimiento de Asia compense la desaceleración procedente del negocio estadounidense, lo que permite que el crecimiento global de la empresa continúe.

¿Cómo realiza el análisis?

Formo lo que yo llamo un puzzle. Entramos en la compañía y miramos quiénes son sus proveedores, sus clientes y sus competidores. Y me paso la mitad del tiempo analizando compañías en las que no voy a invertir, pero que pueden ser proveedores o clientes de la compañía que me interesa. Luego junto las piezas del puzzle.

Aplica la filosofía de Fidelity de apostar por valores y no por mercados. ¿Pero mira también lo que sucede en las economías?

Miro a las compañías de esas economías para ver qué es lo que están comprando. Dubai está construyendo el mayor rascacielos del mundo. Necesitan aluminio y vidrio. Mi pregunta es, ¿qué compañías fabrican aluminio y vidrio? Y esas compañías pueden estar sufriendo la desaceleración en otros mercados, pero verán compensado su negocio con la demanda de Dubai. La gente mirará sus mercados domésticos y pensará que asisten a una desaceleración, lo cual abaratará la compañía en Bolsa. Así que yo puedo comprarla a un bajo precio, porque he visto la realidad, que es que están vendiendo en otras partes del mundo.

En una situación de mercado como la actual, ¿encuentra dificultades u oportunidades de compra?

Las valoraciones en todos los mercados son más bajas. Los mercados no distinguen entre las buenas y las malas compañías. Eso es muy frustrante, porque como selector de valores no percibo que se esté creando valor. Pero sé que mi cartera va a estar bien colocada, porque cuando estas compañías empiecen a publicar sus números y den buenas noticias sus acciones sobresaldrán. Pero para lograr eso tienes que trabajar. Invertir no es un proceso sencillo. Exige un trabajo duro.

¿Es dado a elevar las posiciones de liquidez en cartera cuando el mercado está inestable?

No. Por dos razones. La primera es por mis clientes. Ellos invierten en nombre de otras personas y entidades y han creado para ellos una cartera en la que destinan tanto a liquidez, tanto a Bolsa y tanto a renta fija. Si yo tomara posiciones de liquidez no estaría dando a mi cliente lo que me ha pedido. Si un fondo es de renta variable, debe estar totalmente invertido en Bolsa. Porque eso es lo que la gente está comprando. La segunda razón es que esa es una decisión muy difícil de tomar, porque tienes que jugar con el tempo del mercado. He visto a mucha gente tratar de aprovechar las subidas o bajadas del mercado y hacerlo mal. Si trato de coger la ola del mercado estoy haciendo cábalas. Y yo no me dedico a eso.

Oportunidades en Telefónica y Acciona

Alexander Scurlock no cree en la inversión sectorial ni en la geográfica. Sólo cree en la selección de valores. En estos momentos su mirada está puesta en jugadores globales. Y Telefónica es uno de ellos. Scurlock, de hecho, apostó por la compañía antes de que despuntará como lo hizo el año pasado.

'Durante años a nadie le interesaban las telecos. Pero, ¿y Telefónica?', explica. 'Tenía un mercado doméstico que estaba creciendo por el boom residencial, y un negocio extraordinario en América Latina que crecía a toda velocidad. Así que en telecos he tenido fuertes posiciones en compañías como Telefónica, pero no en otras como Telecom Italia, donde sólo veías desaceleración en el mercado doméstico.' A 31 de diciembre de 2007, el fondo tenía una posición del 3,5% en Telefónica, una de las 10 mayores posiciones.

Acciona es otro valor que el gestor ve con buenos ojos. 'Creo que en el contexto del mercado español la gente mira de Acciona la parte de construcción. Pero cuando se desarrollen los acuerdos con Enel y Eon se convertirá en una de las mayores generadoras de energía eólica de Europa. Entre ahora y entonces aún queda tiempo, pero es una historia de inversión'.