Mercados

Los expertos consideran neutral el efecto de las elecciones en la Bolsa

Poco importa para la Bolsa el color del vencedor de las elecciones. Al menos eso reiteraron ayer los expertos tras analizar los resultados. La victoria del PSOE entraba dentro de lo esperado. No trajo sustos ni incertidumbres e implica continuidad. El mercado reaccionó con timidez a la noticia, a excepción del sector eléctrico, donde se avivó la expectativa de movimientos empresariales.

El mercado temía una cosa fundamentalmente. Una victoria muy ajustada que dificultara la formación de Gobierno y la aprobación de las medidas necesarias para reactivar la economía. Las urnas dieron una victoria holgada al PSOE que impedirá este escenario y que aleja la incertidumbre de la Bolsa, uno de sus peores enemigos.

En los últimos ejercicios el efecto de las elecciones en la Bolsa ha sido nulo. Y los expertos no esperan nada diferente en esta ocasión. 'El resultado ha entrado dentro de lo esperado. No se perciben grandes diferencias económicas entre PSOE y PP, y se percibe a Solbes como un ministro más o menos ortodoxo', explica Nicolás López, de M&G Valores. 'Hay continuidad pero está por ver cómo se resuelve la situación macroeconómica', añade Javier Agrela, de Banco Urquijo.

Históricamente, las principales reacciones de la Bolsa se han dado el día posterior a los comicios cuando el resultado ha sorprendido. Un caso claro se dio en 2004 cuando a la inesperada victoria del PSOE en las urnas, hubo que añadir la convulsión que generaron los atentados terroristas de Atocha. Al día siguiente la Bolsa cayó un 4,14% aunque cerró el año un 17,37% al alza. El 1996 el ajustado triunfo de Aznar se cobró una caída del 5,22%.

Este año, la ausencia de sorpresa ha permitido que la primera lectura del mercado resultara moderada. La Bolsa se desmarcó algo del resto de Europa ayer, pero la diferencia se fue mitigando con las horas. Así, el Ibex perdió el 0,29% frente a la caída del 0,85% del Euro Stoxx. El tirón del sector eléctrico, animado por la expectativa de próximos movimientos empresariales y la continuidad del entorno regulatorio actual fue lo más destacado.

'El impacto de las elecciones es mínimo. Al final la situación económica global es lo que va a marcar la evolución de la Bolsa', explica Javier Barrio, de BPI.

El mercado, sin embargo, sí pareció interpretar que la reordenación del sector energético resultará más rápida al no haber cambio de gobierno. De ahí que las eléctricas se convirtieran en las protagonistas de la sesión, a pesar de que sus ganancias se fueron desinflando. Por citar un ejemplo, al cierre Iberdrola ganó el 1,2% tras llegar a subir el 3,6%.

Los expertos, en cualquier caso, creen que el efecto de las elecciones resultará nulo en el medio plazo. La clave real está en ver las medidas que apruebe el nuevo gobierno en el contexto económico actual. 'Previsiblemente este año los malos datos económicos se van a reflejar en la Bolsa', comenta José Ramón Iturriaga, de Abante.

El Gobierno cuenta con margen de maniobra gracias a unas cuentas saneadas, pero muchos temen que las medidas lleguen tarde o no puedan paliar los fuertes efectos de la desaceleración mundial, la crisis inmobiliaria y el repunte de precios. El tiempo dirá.

Reacción: Evolución de La Bolsa El día después de las elecciones

¦bull; 1989 El PSOE vuelve a ganar. La Bolsa subió el 0,15% el día después.

¦bull; 1993 Victoria del PSOE. La Bolsa cae el 1,75%.

¦bull; 1996 Victoria ajustada del PP cuando se esperaba que fuera holgada. La Bolsa pierde el 5,22%.

¦bull; 2000 La Bolsa retrocede el 1,23% tras la segunda victoria del PP.

¦bull; 2004 Vuelco electoral. La Bolsa cede el 4,14% tras la victoria del PSOE.

Wall Street sube en años electorales

Estados Unidos celebrará elecciones el próximo mes de noviembre en un entorno marcado por la crisis actual. La economía se perfila como el tema estrella de la campaña y está por ver si los recortes de tipos de interés aprobados por la Reserva Federal, así como el paquete de estímulo fiscal en marcha surten sus efectos. De momento, las estadísticas juegan a favor de Wall Street.

Un repaso a los datos desde 1900 muestra que las Bolsas de EE UU suben en años electorales. Eso sí, las estadísticas también reflejan cierta aversión al cambio. De media el S&P 500 ha ganado un 9,5% en año electoral, cifra que aumenta de media al 12,5% cuando no hay cambio de gobierno, pero que sin embargo sólo sube al 5,2% cuando sí lo hay.

Estudiar los datos también revela que con los demócratas la Bolsa lo hace mejor. En concreto el comportamiento del S&P 500 desde 1936 es un 2% mejor cuando ganan.