Lealtad, 1

Mejor mantenerse cerca de la manada

En el lento goteo de información con el que se va formando la presente crisis se hace cuesta arriba prever o adivinar lo que va a suceder en el más corto plazo. Más que nada porque muchos de los datos que se van conociendo son contradictorios.

Cuentan los analistas de Citigroup que la incertidumbre sobre las perspectivas macroeconómicas es a día de hoy un 67% mayor a la media de los últimos cinco años, entendiendo como tal la desviación estándar de las previsiones macroeconómicas con respecto a la media del último lustro. Sólo en los meses inmediatamente posteriores a los atentados del 11-S se registró una incertidumbre económica similar.

Así que los economistas están más divididos que nunca y las empresas no acaban de aportar la suficiente información sobre sus perspectivas de negocio que el mercado necesita para tomar decisiones. Quizás porque en no sabiendo realmente cuál es el alcance de la crisis, ningún empresario se aventura a hacer predicciones. Que ya se sabe lo implacable que puede llegar a ser el mercado cuando las previsiones no se cumplen.

Con lo que la tarea de los analistas se hace más ardua si cabe. Aún con la que está cayendo, las previsiones de beneficio para 2008 de las casas de análisis son relativamente elevadas. 'Parece que los analistas no quieren sacar los pies del tiesto y prefieren mantenerse cerca de la manada hasta que las perspectivas macroeconómicas sean más claras', señalan en Citigroup. El banco de inversión afirma que en estas condiciones resulta más relevante la información que emitan las compañías sobre sus perspectivas de negocio que las previsiones de los analistas, cuyos errores han sido históricamente más altos inmediatamente antes de las recesiones.

Y en estas que los bancos españoles están a la greña con algunas firmas de inversión internacionales porque no comparten la visión catastrofista que tienen sobre el sector.

Enfrente, inversores y analistas reclaman más información a las cotizadas, según una encuesta de PricewaterhouseCoopers, y los banqueros centrales piden a las entidades que pongan de una vez sobre la mesa todas las pérdidas ocasionadas por la crisis subprime.

Si de tener información se trata, no es éste, desde luego, el mejor escenario para invertir.