_
_
_
_
_
Adquisiciones

El fondo de Dubai prepara una nueva oferta sobre Colonial

El fondo dubaití ICD y los principales accionistas de Colonial siguen negociando una nueva oferta por la inmobiliaria para intentar sacarla de su crisis. La CNMV suspendió la cotización al mediodía y requirió a las partes involucradas que aclararan si las negociaciones se reanudaban o habían concluido.

El fondo de Dubai prepara una nueva oferta sobre Colonial
El fondo de Dubai prepara una nueva oferta sobre ColonialBloomberg

Entre las 8.19 y las 18.39 horas de ayer, la oferta del fondo dubaití Investment Corporation of Dubai (ICD) sobre la inmobiliaria Colonial paso de estar prácticamente descartada a poder ser inminente.

En un primer comunicado enviado a la CNMV el fondo de Dubai explicaba que, a pesar 'de la voluntad de las partes involucradas en la operación', en referencia a ICD y los dos primeros accionistas de Colonial, Luis Portillo, con cerca del 40% y el grupo Nozar, con más del 12%, no habían logrado alcanzar un acuerdo. 'Como consecuencia de lo anterior', terminaba su comunicado ICD, enviado a las 8.19 horas, 'la oferta formulada por ICD ha expirado'.

El fondo dubaití había comunicado al regulador del mercado el pasado miércoles su oferta sobre Colonial, que contemplaba el pago del 50% en deuda y un precio por acción de 1,85 euros. Ya durante el jueves de la semana pasada se especuló con la posibilidad de que la inmobiliaria e ICD rompieran las negociaciones ya que los accionistas de Colonial rechazaban el contenido de la oferta. Ese mismo día Portillo y Luis Nozaleda, presidente del grupo Nozar, comunicaban que habían pedido al fondo árabe modificaciones sobre la oferta. El viernes ICD y los principales accionistas de Colonial insistían en un nuevo comunicado que mantenían las negociaciones, y que se daban de plazo hasta ayer, martes.

Al primer comunicado de ayer de ICD, que parecía mostrar la ruptura de las negociaciones, siguieron otros informando de todo lo contrario. En ese periodo varias fuentes aseguraban que, a pesar del comunicado del fondo, las partes seguían negociando. La CNMV reclamó a las partes involucradas en la operación que explicaran qué estaba pasando, después de suspender, al mediodía, la cotización de la inmobiliaria.

Luis Portillo y Luis Nozaleda comunicaron, a las 17.23 horas, que se habían producido 'contactos' entre los asesores de las dos partes. Sin embargo precisaron que en ese momento no podían pronunciarse 'de forma definitiva sobre si es posible llegar a un acuerdo en fechas próximas con ICD'.

Una hora después el fondo dubaití enviaba un comunicado más optimista respecto a la llegada de un nuevo acuerdo con Portillo y Nozaleda. A las 18.39 horas Thayer Jack, jefe de inversiones de ICD, decía a la CNMV que a las 17.45 horas se había 'propuesto la reanudación de las conversaciones entre ICD y los accionistas de referencia'. Y terminaba su comunicado así: 'Presumiblemente, ICD modificará los términos de la oferta formulada (...) y por ello, en este momento no se descarta la posibilidad de que en algún momento en fecha próxima pueda llegarse a un acuerdo con los accionistas de referencia'.

Reanudación de la cotización

La CNMV suspendió el valor en Bolsa de Colonial al mediodía, hacia las 12.25 horas, cuando caía un 5,69% hasta los 1,16 euros por acción. Se trata del menor valor alcanzado por Colonial en Bolsa en 52 semanas. En septiembre cotizaba por encima de los cuatro euros, pero la pignoración de acciones de la empresa por parte de los mayores accionistas, la crisis inmobiliaria y la financiera y la elevada deuda de la compañía han reducido su valor en el mercado.

El regulador del mercado no informó ayer si levantaría hoy a primera hora la suspensión de la cotización de Colonial. Sin embargo, fuentes del mercado indicaron que lo lógico, tras los comunicados enviados ayer por los accionistas de la compañía y el fondo dubaití, sería que volviera a cotizar con la apertura del mercado.

Desmiente que trate de evitar el concurso

Expertos legales consultados por Reuters explicaron ayer que, pese a los beneficios declarados en 2007, Colonial podría estar condenada a un concurso de acreedores (equivalente a la antigua suspensión de pagos) ante la imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones de pago mediante los ingresos generados por su actividad habitual. 'Pese a declarar un beneficio de 85 millones de euros en 2007, los gastos financieros del grupo en el ejercicio superaron los 450 millones de euros, con una deuda próxima a los 9.000 millones de euros', informó la agencia. El concurso de acreedores puede ser obligatorio o solicitado, bien por la propia sociedad o por sus acreedores. En principio, esta situación no beneficiaría a las entidades de crédito que podrían ver aplazados o mermados sus pagos, explicó Reuters.En el hipotético caso de entrar en concurso de acreedores, básicamente habría dos opciones, la liquidación de la sociedad con el pago de las deudas mediante la venta de activos o un plan de viabilidad que pretendería garantizar el futuro de la sociedad mediante la venta de determinadas actividades o activos.Un portavoz de Colonial desmintió ayer que la empresa esté en ese proceso. 'Se mantienen las negociaciones con los bancos sobre el pago de la deuda; la empresa no está tratando de evitar ese proceso', afirmó.

SFL menos presionada

La cotización de la filial francesa de Colonial, SFL, no sufre los vaivenes de su matriz en Bolsa. La compañía prácticamente no ha variado su valor en los últimos días. La inmobiliaria Colonial debe reducir su participación en la empresa por debajo del 60%.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_