Juego

Codere pierde una quinta parte de su valor en una sesión por los resultados

Los inversores castigaron ayer con fuerza a Codere, que perdió el Bolsa un 20,59% de su valor. Las ventas masivas se produjeron como consecuencia de los malos resultados de 2007 de la compañía de juego y de las provisiones extraordinarias anunciadas el lunes.

Apostó y perdió. Codere, que pasará a la historia como la primera compañía de juego española en salir a Bolsa, destacó ayer como el valor con peor comportamiento en el parqué madrileño. Las acciones recortaron un 20,59% para situarse en los 13,50 euros por acción, lo que supone perder una quinta parte del valor en Bolsa en una sola sesión.

Desde que comenzara a cotizar el 19 de octubre pasado a un precio de 21 euros, el valor ha perdido un 35,7%. La escasa liquidez del valor y la creciente desconfianza de los inversores estarían, según los analistas, entre los argumentos para el varapalo continuado de estos cinco meses.

Pero ayer el castigo se agravó tras conocer los resultados de Codere, publicados el lunes: perdió 9,9 millones de euros en 2007, frente a los 8,9 millones de beneficio en 2006. La compañía achaca los números rojos a las provisiones extraordinarias por 42,2 millones en Italia y Latinoamérica. En Italia Codere hubo de disponer una reserva de 24 millones de euros por 'las incertidumbres regulatorias y las severas condiciones del mercado', según justifica la empresa ante la CNMV. En esa provisión están contenidas las garantías otorgadas a la autoridad regulatoria italiana, además de 11,3 millones 'para cubrir el posible deterioro de sus activos a causa de las nuevas normas internacionales de contabilidad'.

Poca liquidez

En Latinoamérica, la fuerte apreciación del euro frente a las monedas locales impidió a la compañía crecer al nivel esperado tras la compra del 49% de Cie las Américas. En Colombia, la compañía provisionó 6,9 millones más.

Los analistas explican la fuerte caída bursátil debido a la errática trayectoria de las cuentas de esta empresa, que apenas es seguida por los analistas del mercado.

Además, Luis Benguerel, de Interbroker, destaca el reducido volumen de negociación, pese a que ayer cambiaron de manos más de 8,4 millones de acciones. Espírito Santo vendió 149.950 acciones, mientras que Credit Suisse se desprendió de 68.600. Eso contribuyó, según Benguerel, a la caída en picado de un valor que califica de 'bajista'.

Credit Suisse fue en su día la entidad coordinadora de la salida a Bolsa de Codere. La entidad comparaba ayer los resultados ofrecidos por Codere con sus estimaciones de resultados para la marca: entre los 219,6 millones de euros de Ebitda previstos por la financiera a los 215,6 millones que obtuvo al final.

Fuentes de la empresa se mostraron ayer sorprendidas por la reacción de los mercados dado que la compañía, si se excluye la provisión, está todavía en beneficios.

Italia se lleva 24 millones en provisiones

Italia es la piedra en el zapato de Codere. La operadora -que dispone en el país transalpino de bingos, concesión de máquinas y gestión directa e indirecta de tragaperras- ha iniciado negociaciones con varios socios locales para deshacerse de la gestión directa. Codere cometió en Italia presuntas irregularidades legales que obligaron a una provisión de 24 millones de euros, para hacer frente a sanciones por incumplimiento que pueda imponerles el regulador. A juicio de Claudio Vallejo, portavoz de Codere, las sanciones obedecen a la inmadurez del sector en Italia. 'Hasta el 2007, las máquinas carecían de legislación', explica. 'Redactaron velozmente una ley, con cuyos requisitos no éramos capaces de cumplir los operadores'. Así las cosas, la española saldrá del mercado. 'Por eso', aclara Vallejo, 'tomamos un cargo por el test de deterioro de activos de 11,3 millones'.