Contabilidad nacional

El INE confirma que la economía española creció un 3,8% en 2007

La economía española creció un 3,5% en el cuarto trimestre del año, tres décimas menos que en el trimestre precedente, y alcanzó un crecimiento del 3,8% en el conjunto de 2007, una décima menos que en 2006, mientras que el empleo aumentó el 3%, lo que supuso la creación de 550.000 puestos de trabajo, según los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La composición del crecimiento del año pasado se caracterizó por una fuerte moderación de la demanda interna, que aportó 4,6 puntos, cinco décimas menos que en 2006, mientras que el sector exterior experimentó una importante mejora y redujo su aportación negativa al aumento del PIB en cinco décimas, hasta los 0,7 puntos.

Por su parte, la productividad de la economía española creció el 0,8%, una décima más que en 2006, aunque en el cuarto trimestre mejoró esta cifra y aumentó un 1% interanual.

Avance superior al del conjunto de la UE

El INE destaca que el ritmo de avance de la economía española en 2007 fue superior al del conjunto de la UE, que fue del 2,6%, y al de la zona euro, del 2,3%.

El gasto en consumo final de la economía en 2007 se desaceleró cuatro décimas, hasta el 3,6%, debido sobre todo a la moderación del consumo de los hogares, que creció el 3,1%, seis décimas menos que un año antes, aunque las Administraciones aceleraron su gasto tres décimas, hasta el 5,1%.

Por su parte, la inversión se moderó nueve décimas con respecto a 2006, hasta el 5,9%, evolución que no fue homogénea, dado que la destinada a construcción bajó dos puntos, hasta el 4%, mientras que la de bienes de equipo mejoró 1,2 puntos, hasta el 11,6%.

La evolución de la inversión en bienes de equipo fue "coherente" según el INE con la de las exportaciones e importaciones, así como con las cifras de negocios y las entradas de pedidos industriales.

Freno en la construcción residencial

En cuanto a la construcción, la caída de dos puntos en su crecimiento se debió a la paulatina pérdida de impulso de la edificación residencial, mientras que la no residencial y las infraestructuras tuvieron una evolución más dinámica.

En cuanto a la mejora del sector exterior, que restó siete décimas al crecimiento el pasado año, se debió a una mayor aceleración de las exportaciones frente a una moderación de las importaciones.

Las exportaciones aumentaron el 5,3%, dos décimas más, y de ellas las ventas de bienes mejoraron ligeramente, hasta el 4,7%, mientras que las de servicios lo hicieron con mayor intensidad, tres décimas, hasta el 6,5%.

Por su parte las importaciones totales de bienes y servicios atenuaron su crecimiento 1,7 puntos hasta el 6,6%.

La necesidad de financiación de la economía superó en 2007 los 99.000 millones, el 9,5% del PIB, frente a los 79.000 millones del año precedente (8,1% del PIB).

En cuanto a la actividad, el INE destaca el aumento del 3,1% en la industrial, dos décimas más que en 2006, y en la de servicios, del 4,2% (una décima más), mientras la construcción se desaceleró 1,2 puntos, hasta el 3,8%.

"Fase de desaceleración

En el cuarto trimestre, el PIB español aumentó un 3,5%, tres décimas menos que el trimestre anterior, lo que según el INE demuestra que la economía española se encuentra en una "fase de desaceleración", mientras que el empleo lo hizo el 2,5%.

Así, en los tres últimos meses del año la demanda interna se siguió moderando hasta aportar 3,9 puntos, mientras que la aportación negativa del sector exterior se redujo hasta las cuatro décimas.

También se desaceleró en mayor medida el consumo de los hogares, hasta crecer sólo el 2,7%, en un contexto, explica el INE, en el que la confianza de los consumidores fue "paulatinamente más negativa", en coherencia con la desaceleración de la remuneración salarial y la disponibilidad de bienes.