Turbulencias financieras

El FMI reduce su pronóstico de crecimiento mundial por los problemas financieros

El FMI redujo hoy su pronóstico de crecimiento mundial para este año en tres décimas, hasta el 4,1% debido a la "tensión" e "incertidumbre" que agarrotan a los mercados financieros.

El organismo internacional revisó a la baja cinco décimas su previsión de crecimiento de la eurozona para 2008, hasta el 1,6%, y recortó en cuatro décimas la estimación de crecimiento para Estados Unidos, hasta el 1,5%.

El organismo redujo también tres décimas las previsiones del crecimiento mundial para este año, hasta el 4,1%, ocho décimas menos que el 4,9% registrado en 2007, debido a las turbulencias financieras, y habla de "desaceleración mundial".

Con respecto al crecimiento de 2007, el FMI mejora en una décima la estimación para la eurozona, hasta el 2,6%, aumenta en tres décimas su pronóstico para EEUU, hasta el 2,2% y recorta en una décima el crecimiento nipón, hasta el 1,9%.

"Los últimos datos parecen indicar que el crecimiento mundial se desaceleró marcadamente durante el último trimestre de 2007 debido a las perturbaciones notables que afectaron al sector financiero", señala el FMI.

El organismo explica este recorte de previsiones como consecuencia de "las tensiones en los mercados financieros originadas en el sector de las hipotecas de alto riesgo estadounidense", que intensificaron las pérdidas en los balances de los bancos y que han provocado "ventas masivas" en los mercados de valores mundiales a consecuencia de la incertidumbre.

Además, la institución subraya que durante el cuarto trimestre, el crecimiento de EEUU "se desaceleró considerablemente" y que los indicadores muestran, además, "una pérdida de dinamismo en el sector manufacturero, de la vivienda, del empleo y del consumo".

En la eurozona, el crecimiento "también ha perdido impulso" y se han deteriorado los indicadores de confianza, mientras que el crecimiento japonés se redujo por la adopción de normas más estrictas para la construcción y el deterioro de la confianza de empresas y consumidores.

La inflación complica la labor de los bancos centrales

Otro de los grandes problemas remarcados por el Fondo es la inflación, que aumentó en 2007 "tanto en las economías avanzadas como en las de mercados emergentes", lo que complica la labor de los bancos centrales en materia de política monetaria, ya que "afrontan la difícil tarea de equilibrar los riesgos derivados del aumento de la inflación y de la desaceleración de la actividad económica". Una relajación de los precios del crudo, nos obstante, relajaría las presiones inflacionistas.

El FMI hace alusión al recorte de tipos de la Reserva Federal estadounidense (Fed) y a la política monetaria "expectante" de Japón y la eurozona, que contrasta con el endurecimiento de la misma en los países emergentes, donde el recalentamiento de la economía suscita más preocupación al representar los alimentos y la energía una proporción mayor del consumo.

El informe añade que también se prevé una moderación del crecimiento en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, hasta el 6,9% en 2008, nueve décimas menos que en 2007.

Concretamente, cita el caso de China, cuyo crecimiento se desacelerará 1,5 puntos, hasta el 10%, lo que, en este caso, contribuirá a aliviar la preocupación por el recalentamiento de la economía del país.

El Fondo estima que la balanza global de riesgos para el crecimiento mundial "aún se inclina a la baja". Dichos riesgos están relacionados con que las turbulencias reduzcan la demanda interna de las economías avanzadas y repercutan en el crecimiento de países emergentes y en desarrollo.

A este respecto, la institución se mostró optimista al afirmar que gracias al crecimiento de la demanda interna en algunos de estos países "existe la posibilidad de que las cifras superen las proyecciones".

Las consencuencias del 'subprime'

Por otro lado, en un informe sobre la estabilidad financiera mundial, el FMI alerta sobre las consecuencias de las turbulencias financieras y el desplome del subprime, que están ejerciendo mucha presión sobre los resultados de las entidades financieras.

Si se produce un deterioro de las condiciones económicas, estas presiones serían aún mayores. El Fondo se refiere tanto a las entidades estadounidenses como a las europeas, y afirma que aunque en otras regiones la exposición es menos clara, también podrían sufrir "castigos contables".

Podría ser, según la institución, que la crisis desborde el 'subprime' y se extienda a otros sectores, por lo que solicita a supervisores y auditores que intensifiquen su labor a la hora de promover la divulgación "temprana, coherente y clara" de la información pertinente.

El FMI afirma que los bancos centrales deberán seguir inyectando liquidez en los mercados durante el tiempo que sea necesario "para garantizar su funcionamiento fluido", por lo que recomienda a estas instituciones la consigna de la flexibilidad y el uso de iniciativas conjuntas, poniendo como ejemplo las subastas en dólares anunciadas el pasado diciembre por parte de el BCE, la Fed y el Banco Nacional de Suiza.

De otro lado, recomienda a las agencias de calificación una revisión de sus metodologías para presentar calificaciones diferenciadas y ofrecer así información más exhaustiva.

Por último, el informe del FMI alerta sobre la utilidad de realizar una revisión de la eficacia de las herramientas de las que disponen para reducir la tensión en los mercados, y apuesta por la convergencia de los mecanismos de gestión de liquidez de los bancos centrales, para lo cual hay margen en términos de acuerdos nacionales e internacionales.

Se exageran los riesgos sobre EE UU

Con respecto a la situación económica en Estados Unidos, el consejero económico y director del Departamento de Estudios del FMI, Simon Johnson, señaló que los riesgos están siendo "exagerados por algunos", ya que las actuaciones en materia de política monetaria de la Fed "están funcionando" y el estímulo fiscal anunciado por Bush puede ser "de gran ayuda" durante la segunda mitad de año.

Sobre la incidencia de la crisis financiera en España, Johnson destacó que en las circunstancias actuales es "difícil" determinar que países europeos se verán más afectados.

Preguntados por el fraude de Societé Genéralé, el director del departamento monetario y de mercados de capitales del FMI, Jaime Caruana, subrayó la importancia que tiene en tiempos de crisis "la gestión de las instituciones financieras".

Caruana recalcó la importancia de que las instituciones financieras, tanto públicas como privadas "actúen conjuntamente para mejorar el funcionamiento del sistema".

El ex gobernador del Banco de España se pronunció también al respecto de las noticias referentes a la solvencia de las aseguradoras ''monolines'', consideradas por Caruana como "una pieza importante en los riesgos del sistema".

Por ello, recalcó la importancia de mantener su capitalización para que no sufran depreciaciones de activos, por lo que se mostró a favor de la "recapitalización de estas entidades".