Tormenta en los mercados

¿Fin de la corrección o en busca aún de un suelo?

Algunas firmas creen que el ajuste es suficiente, pero otros prevén más caídas

La banca de inversión aún no tiene un veredicto unánime. Algunas de las principales firmas consideran que, tras el desplome de las Bolsas, la corrección llegará pronto a su fin, aunque reconocen que durante los próximos meses se mantendrá una gran volatilidad que tampoco hace muy aconsejable la inversión. Unos augurios que no son compartidos por otros de los actores del mercado, que ven el futuro más incierto y creen que la caída no ha tocado suelo; las Bolsas encadenarán nuevos descalabros como los de esta semana.

'La respuesta de la Fed (el martes bajó de golpe los tipos 0,75 puntos) es suficiente para que el mercado rebote en el próximo mes, probablemente entre un 5% y un 10%', aseguraba ayer Credit Suisse.

Para que esto ocurra, sin embargo, el banco suizo señala que es necesario que el BCE relaje su política monetaria y que el precio del petróleo se sitúe por debajo de los 80 dólares. Credit Suisse añade que el gobierno estadounidense debe ofrecer las suficientes garantías acerca de la situación de las compañías aseguradoras, un sector que se encuentra en la cuerda floja debido a las dudas de que sean capaces de afrontar sus compromisos en el negocio de hipotecas de alto riesgo.

Los expertos, además, insisten en que hay que diferenciar entre la actual crisis y la de 2000, con el pinchazo de la burbuja tecnológica ya que en estos momentos las valoraciones de las empresas son muy atractivas, por lo que no se justifica la magnitud de los descensos.

'La dinámica a corto plazo es difícilmente previsible y reina un gran pesimismo, pero a los precios actuales sigue habiendo oportunidades, algo que podría actuar como factor de estabilización', aseguran en Crédit Agricole.

La entidad francesa recuerda que, entre 2000 y 2002, la renta variable europea perdió un 60% y Wall Street un 50%, un escenario cuya probabilidad de que se repita es 'baja'.

Morgan Stanley añade que el ajuste es 'suficiente por ahora', después de que el índice MSCI Europe haya caído un 20% desde sus máximos del pasado junio.

Como argumento, los expertos también destacan aspectos técnicos. 'Nos da la sensación de que estamos al final de la tormenta. El mercado está ahora más sobrevendido que sobrecomprado. Los gestores han infraponderado en sus carteras la renta variable, por lo que ha salido mucho dinero. æpermil;ste puede volver en cualquier momento', señala Gustavo Trillo, director de gestión de JP Morgan Asset Management España y Portugal.

Revisiones a la baja

Otras firmas, sin embargo, contemplan un escenario más complicado. Sin ir más lejos, Citi rebajó ayer sus estimaciones sobre el S&P, al considerar que el recorte de tipos ha llegado demasiado tarde para evitar una contracción en los beneficios. Espera que el índice despida en el ejercicio en 1.550 puntos, frente a una previsión inicial de 1.675 puntos.

Los economistas de Bank of America y de la firma A. G. Edwards también opinan que la caída puede continuar. Creen que la Bolsa americana podría sufrir otro recorte adicional del 4% si el mercado descuenta la posibilidad de una recesión en el país. El banco de inversión, de hecho, señala que hay una 'posibilidad elevada' de que ya esté en marcha. Para la gestora Threadneedle, mientras se mantengan estos niveles de volatilidad, el mercado de acciones ofrece atractivo para inversores a medio plazo.

Lecciones de las anteriores crisis

El rebote está por llegar. Según Morgan Stanley, el repunte de las Bolsas se producirá en el mismo momento en que los beneficios empresariales alcancen su punto más alto. La firma espera que esto se produzca a mediados de 2008. Explica que la experiencia demuestra que es bastante frecuente que se inicie un rally, en un contexto de mercado bajista, un mes después de media de que los resultados empresariales marquen máximos. 'No es una regla de oro, pero es bueno tenerla en cuenta', señala en un reciente informe el banco de inversión.

Morgan Stanley respalda esta hipótesis con lo sucedido en anteriores crisis, como la del petróleo de 1973 y la de 1979 o el estallido de la burbuja tecnológica en 2000.

Recuerda que la historia demuestra que los mercados europeos han tocado máximos 13 meses antes de que lo hicieran las ganancias obtenidas por las empresas. Y añade que esto es algo que ha ocurrido ahora. 'El índice MSCI Europe (que recoge a las mayores compañías de la zona) alcanzó su récord en junio de 2007 y los beneficios, pensamos, que lo harán a mediados de 2008'.

El banco de inversión afirma, además, que el porcentaje de empresas cuya rentabilidad por dividendo supera a los bonos de alto rendimiento es del 74%.

Aunque reconoce que los datos económicos que están por venir aún son inciertos, Morgan Stanley confía en que las recientes turbulencias vividas por los mercados internacionales propicien un mayor esfuerzo por parte de las autoridades (incluyendo recortes en los tipos de interés y programas de estímulos fiscales), que debería estabilizar las Bolsas mundiales.

Y concluye con un mensaje esperanzador: 'Cuando las autoridades entran en pánico, los mercados se tranquilizan'.

Las causas

1. Pánico Las decisiones del mercado no responden a fundamentales, sino al temor a otras caídas.

2. Soportes Al romper varios soportes el lunes, los índices deben encontrar nuevas referencias.

3. Incertidumbre Se teme que los datos económicos de los próximos meses confirmen una recesión.