_
_
_
_
_
Revista de prensa

La revuelta de los obispos

A los católicos conservadores les desagradó Zapatero desde el mismo momento en que ganó las elecciones de 14 de marzo de 2004, tres días después de que terroristas islamistas matasen a 191 personas en Madrid. La Iglesia se ha opuesto ruidosamente a leyes para facilitar el divorcio, autorizar los matrimonios entre homosexuales y sacar la asignatura de religión de las materias escolares obligatorias. Que la izquierda española choque con la Iglesia no es ninguna novedad (...).

El principal problema electoral para los socialistas es llevar a las urnas a sus partidarios. Una de las mejores soluciones para ello es asustarlos. Eso fue lo que hicieron los atentados contra los trenes de 2004, con sus liosas consecuencias políticas y las afirmaciones del PP de que la banda terrorista ETA estuvo involucrada. Zapatero obtuvo una sorprendente victoria. Algunos estrategas socialistas consideran que la visión de una Iglesia políticamente ruidosa, con sus malos recuerdos del franquismo, puede tener un efecto similar (...).

El PP, elocuentemente, no se ha subido al carro en esta ocasión. Prefiere centrarse en una economía cada vez más frágil. Puede que los obispos de España hayan descubierto su musculatura política, pero eso no significa que sepan cómo ni cuándo usarla.

Archivado En

_
_