Valores

JPMorgan desconfía de Ferrovial en el corto plazo

La dificultad de Ferrovial para refinanciar la deuda de BAA hizo que JPMorgan fijara ayer un precio objetivo de 58 euros a seis meses vista. Es la única entidad que mantiene un precio objetivo inferior al de mercado. Ayer cerró a 58,55 euros. A pesar de ello, a largo plazo la opinión sigue siendo positiva.

Cuando Ferrovial adquirió BAA en agosto de 2006, todo fueron parabienes para la empresa de la familia Del Pino. Eran otros tiempos. En ese momento, subprime no era una palabra manida, el mercado aceptaba deuda y los bancos dejaban dinero con facilidad. En un momento así, el endeudamiento no parece un gran problema.

Así, la semana pasada Standard & Poor's rebajó de BBB+ a BB-, la calificación crediticia de la filial británica de Ferrovial debido a la dificultad para colocar deuda en el mercado por las condiciones actuales. BAA debe refinanciar 12.900 millones de euros.

En esta línea, JPMorgan ha rebajado la recomendación de sobreponderar a infraponderar y ha retirado a la compañía española de su lista de valores favoritos (Analyst Focus List). 'Esperamos que la credibilidad de la dirección mejorará después de los seis meses, aunque percibimos que la comunicación de los gestores con el inversor minorista es insuficiente', razona el analista Robert Crimes, de JPMorgan. 'Nos preocupó especialmente que Ferrovial rechazara tratar el tema de la financiación de BAA en la presentación de los resultados del tercer trimestre', añadió. La entidad no quiso valorar la opinión de JPMorgan.

FERROVIAL 29,79 0,10%

El banco estadounidense considera que las condiciones crediticias han cambiado y dificultan que Ferrovial refinancie la deuda contraída por la compra de BAA mediante la emisión de deuda. El escenario dibujado por JPMorgan, bautizado con el poético nombre de cielo gris, contempla, también, una recesión en el mercado residencial peor de lo esperado.

El informe de JPMorgan es negativo pero no es, ni mucho menos, devastador, e incide en la importancia de los próximos acontecimientos. A seis meses vista, el precio objetivo de Ferrovial es de 58,55 euros. El precio objetivo a 18 meses -plazo habitual con el que trabaja JPMorgan- también se ha reducido, pero en menor proporción: ha pasado de 108 euros a 99. Así, el potencial alcista de la compañía es aún tentador, de un 69%. JPMorgan adelanta que subirá su recomendación si el valor de la acción cae a 51 euros. Este es el precio objetivo en un hipotético e improbable escenario que han bautizado como apocalíptico.

Desde Ahorro Corporación reconocen que la refinanciación de la deuda es un punto de incertidumbre pero creen que la compra de BAA es una inversión a largo plazo, y como tal debe valorarse. Gonzalo Moros sostiene que la situación en el mercado crediticio es un problema coyuntural que no va a durar cuatro años, el tiempo que resta para el vencimiento del crédito sindicado que Ferrovial asumió por la compra de BAA. La acción de Ferrovial cayó un 2,42%. Suma cuatro sesiones en rojo.

BAA continúa con su plan de adelgazamiento

Mientras el pesimismo reina en el mercado de crédito, Ferrovial no puede refinanciar la deuda de BAA (12.900 millones de euros) mediante la emisión de bonos, tal y como tenía previsto. Por ello, aumenta la importancia de la desinversión de activos de BAA que no se consideran estratégico. Desde que en el verano de 2006 se culminó la compra de BAA, Ferrovial se ha desprendido de las participaciones que su filial británica poseía en seis aeropuertos australianos. Aparte del negocio de aeropuertos, Ferrovial también vendió su división inmobiliaria a Habitat. La apuesta por BAA es de tal envergadura que el Reino Unido ya supone el 60% del peso geográfico del resultado bruto de explotación (Ebitda). En 2004, el peso del negocio en España era del 59% y hoy, es del 19%. En los próximos meses, Ferrovial podría desprenderse de un 50% de las acciones que BAA posee de la Airport Property Partnership, propietaria de oficinas y almacenes alrededor de los aeropuertos británicos. El pasado julio, el periódico The Times estimaba que la venta supondría unos 600 millones de libras. JPMorgan, en una previsión conservadora, reduce la cifra a 348 millones de libras. Otra venta prevista es la de World Duty Free, la mayor cadena de tiendas en los aeropuertos del mundo.