Libros

La forma de librar batallas de Emilio Botín

'El arte de la guerra', escrito hace 2.500 años, es el libro de cabecera del banquero

Es uno de sus libros de cabecera, y a él hace referencia cada vez que la ocasión lo requiere, sobre todo para hacer alusión a una clara carrera de ganador, como es su caso. Emilio Botín se sabe de memoria las principales estrategias militares narradas en El arte de la guerra, un libro escrito hace más de 2.500 años por el filósofo guerrero chino Sun Tzu. El manual se ha convertido en uno de los libros de estrategia más leído y seguido, tanto por políticos como ejecutivos y empresarios de todo el orbe. Y es que el mundo empresarial cada vez se asemeja más a un campo de batalla, donde el mejor acaba derrotando al competidor. El presidente del Santander lo sabe bien. Por ello, pero sobre todo para que su equipo tuviera conciencia de ello, en la primera convención de ejecutivos celebrada en 1999 por BSCH, tras la fusión de Santander y el el Banco Central Hispano, mostró el libro y lanzó la máxima que más le convenía para impresionar a los allí presentes: 'El que ocupa el terreno primero y espera al enemigo tiene la posición más fuerte. El que llega más tarde y se precipita al combate está ya debilitado'. Si observamos los últimos movimientos de la entidad financiera, como la adquisición, junto a Royal Bank of Scotland y Fortis, de ABN Amro (la mayor operación bancaria española) y la venta inmediata del banco italiano Antonveneta al también italiano Monte dei Paschi di Siena (MPS) por 9.000 millones de euros, 2.600 millones de plusvalías, se puede concluir que Botín sigue la doctrina guerrera.

Cuando pronuncia frases, como 'quiero ser el campeón mundial de la banca', o 'el cielo es el límite', está demostrando una clara actitud ganadora. En algunos de sus movimientos empresariales, cuando tuvo que hacerse fuerte durante la fusión del Santander y el SCH, y se vio obligado a apartar a su hija Ana Patricia Botín de la dirección general de la entidad, cuando era firme candidata a sustituirle al frente del banco, parece que siguió algunos de los consejos de Sun Tzu. 'Existen cinco maneras de conocer al futuro vencedor. Ganan los que saben cuándo luchar y cuándo no. Los que saben discernir cuándo utilizar muchas o pocas tropas. Los que tienen tropas cuyos rangos superiores o inferiores tienen el mismo propósito'. Pero también: 'Los que se enfrentan con preparativos a enemigos desprevenidos. Los que tienen generales competentes y no están limitados por sus Gobiernos'. Con estas cinco premisas se conoce a un vencedor.

El guerrero chino afirma: 'Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla'. De momento, Botín está a salvo.

'El que ocupa el terreno primero y espera al enemigo tiene la posición más fuerte. El que llega más tarde y se precipita al combate está ya debilitado', explicó a su equipo

La autoridad, cuestión de inteligencia y honradez

Puede aplicarse a las rivalidades y conflictos en general. El arte de la guerra sigue teniendo valor por sí mismo hoy día. Según explica Thomas Cleary en su versión de la obra, editada por Edaf, no se trata únicamente de un libro sobre la guerra, sino que también es una obra sobre la paz, pero también es un instrumento para comprender las verdaderas raíces del conflicto y de su resolución.

El maestro Sun Tsu hace que los lectores mediten en los estragos de la guerra, desde sus fases iniciales de maldad y alineación hasta sus formas extremas de ataques incendiarios y de asedios, contemplados todos ellos como una especie de canibalismo masivo de los recursos de la naturaleza y de la misma humanidad.

En la obra se dibujan una serie de recomendaciones, útiles para los principales mandos empresariales y políticos, como que la 'autoridad es una cuestión de inteligencia, honradez, humanidad, valor y severidad'. Porque 'disciplina quiere decir organización, cadena de mando y logística'. Organización quiere decir que las tropas han de estar agrupadas de una determinada manera. La cadena de mando significa que tiene que haber oficiales para mantener a las tropas unidas y estar al mando de ellas. Logística quiere decir vigilar los suministros. Si se manejan bien estos elementos, se ganará. Si se ignoran, se perderá la batalla.