Divisas

El euro y el petróleo marcan otro máximo

El dólar sufrió ayer un nuevo revés y volvió a depreciarse frente a las principales divisas del mundo. El euro alcanzó un nuevo máximo sobre 1,48 dólares ante la perspectiva de nuevas rebajas de tipos en EE UU.

Algunos intermediarios financieros recogían ayer rumores de que la Reserva Federal podía acometer una rebaja de tipos de urgencia en la misma tarde del martes, tras publicarse las actas de la reunión que mantuvo la Fed el 31 de octubre. El detonante sería un empeoramiento de los datos macroeconómicos, que ayer se concentraban en los datos de construcción de vivienda.

A media mañana el euro cotizaba en máximo frente al dólar, cerca de 1,48 dólares. Poco después de las tres de la tarde superaba esa cota, hasta alcanzar 1,4814 dólares y llegó a 1,4820 a última hora de la tarde. El dólar perdió pie frente a las principales monedas mundiales. Marcó mínimo también frente al franco suizo y sufrió acusadas depreciaciones frente a 13 de las 16 principales divisas.

Los datos inmobiliarios publicados en Estados Unidos reflejaron una caída de las licencias para construcción de vivienda hasta mínimos de 14 años y un desplome de la construcción de vivienda unifamiliar, lo que indica que el mercado inmobiliario aún no ha tocado suelo, y agrava el temor a la recesión económica.

En lo que va de año la divisa estadounidense sufre una depreciación del 12,12% frente al euro y del 9,27% frente al franco suizo.

La Reserva Federal finalmente no rebajó los tipos de interés de improviso, pero los analistas dan por hecho que acometerá una rebaja hasta el 4,25% en su próxima reunión, prevista para el 11 de diciembre. Los futuros sobre los tipos de interés daban ayer una probabilidad de rebaja del 96%, frente al 72% de hace un mes.

Las actas de la última reunión de la reserva Federal ofrecieron señales en ese sentido. La Fed estrenó ayer su nueva política de comunicación, encaminada a mejorar la transparencia de la institución, con un anexo en las actas que incluye las perspectivas sobre crecimiento económico, desempleo e inflación. La autoridad monetaria rebajó en octubre sus expectativas de crecimiento para 2008 hasta el 1,8%, cifras notablemente por debajo del 2,5% anticipado en junio.

Preocupación en la UE

Los temores sobre la subida del euro son palpables en Europa. Los ministros de Finanzas de la Unión Europea mostraron ayer su preocupación por los movimientos bruscos que se están produciendo y afirmaron que vigilan estrechamente el mercado de divisas.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, afirmó ante un comité del Parlamento Europeo que la semana que viene trasladarán el mensaje a China de que es necesario que deje flotar su moneda. El comisario de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, manifestó que la zona euro se enfrenta a un escenario de menos crecimiento y más inflación, lo que genera un dilema sobre la política monetaria a seguir.

Los vientos que mueven el dólar

Crecimiento en EE UU . El mayor temor en estos momentos reside en que la economía estadounidense entre en recesión. La clave para que esta circunstancia se produzca reside en la intensidad de la desaceleración del mercado inmobiliario. Las actuaciones de la Fed para evitar la recesión, con bajadas de tipos, afectan negativamente al dólar.

Diferencial de tipos de interés. Los tipos de interés en EE UU están en el 4,5%, frente al 4% de la zona euro. El diferencial se ha ido estrechando y seguirá esta tendencia si la Reserva Federal prosigue las rebajas, pero no lo hace el Banco Central Europeo. En esta situación el dólar se deprecia porque los inversores buscan activos en divisas que rindan más.

Diversificación de divisas. Los países con elevadas reservas en divisa extranjera como China o los petroleros han anunciado su intención de diversificar su cesta de monedas para reducir el peso del dólar en favor de otras más potentes. Los países del Golfo discutirán el mes que viene una propuesta para aumentar sus reservas en euros.

Sentimiento del mercado. Todos los factores que afectan al mercado de divisas en estos momentos se ven acrecentados por el sentimiento pesimista de los inversores. Aunque la mayoría de gestores y analistas reconoce que el dólar está infravalorado, sus perspectivas sobre la evolución de la divisa estadounidense son negativas.