Petróleo

La cumbre de la OPEP termina dividida por la debilidad del dólar

Los jefes de Estado de la OPEP se comprometieron el domingo a proporcionar suministros de petróleo ¢adecuados, suficientes y oportunos¢ al mercado, al término de una cumbre celebrada en Riad que finalizó con una fuerte división política con respecto a la debilidad del dólar.

¢Nosotros afirmamos nuestro compromiso (...) de continuar proporcionando petróleo adecuado, suficiente y oportuno al mercado mundial¢, dijo una declaración final emitida al cierre de una cumbre celebrada en un momento en el que el crudo se encuentra en niveles récord de casi 100 dólares por barril.

Los altos precios han llevado a los países consumidores a pedir que el grupo de exportadores produzca más petróleo, pero los ministros del ramo de la OPEP dijeron en Riad la semana pasada que cualquier decisión sobre un aumento de la oferta se dejará para una reunión en Abu Dabi prevista para el 5 de diciembre.

Si bien la caída del dólar en los mercados mundiales ha ayudado a alimentar el repunte del petróleo a un máximo de 98,62 dólares la semana pasada, también ha erosionado el poder adquisitivo de los miembros de la OPEP.

La declaración final no incluyó ninguna referencia a los problemas del dólar, en una aparente victoria para los moderados aliados de Estados Unidos, liderados por Arabia Saudí.

Pero Irán y Venezuela dejaron claro antes y después de la cumbre que continuarán presionando para esta medida, lo que podría incluir fijar el precio del crudo en base a una canasta de monedas. Esta decisión supondría un golpe político contra Estados Unidos, enfrentado diplomáticamente con ambos países.

El ministro de Finanzas de Irak, Bayan Jabor, dijo a Reuters después del cierre de la cumbre que, respaldados por Ecuador, los países anti-Estados Unidos consiguieron un acuerdo para que los responsables de Finanzas del grupo petrolero discutieran la cuestión antes del encuentro planeado en Abu Dabi.

Arabia Saudí apoya al dólar

Cualquier discusión sobre el dólar fue activamente desalentada por Arabia Saudía, que tradicionalmente ha dado garantías a Occidente de un abastecimiento fácil de crudo.

El viernes, el ministro de Exteriores, Saud al Faisal, fue visto en una sesión cerrada - accidentalmente transmitida a los periodistas por un circuito cerrado de televisión - dando argumentos en contra de plantear la cuestión en el comunicado, porque podría ser contraproducente y debilitar todavía más a la divisa.

En la sesión de apertura de la cumbre del sábado, el presidente venezolano, Hugo Chávez, subrayó la capacidad de la OPEP de asegurar precios del petróleo altos para las naciones en desarrollo productoras, en parte como recompensa por las percibidas injusticias de Occidente hacia el resto del mundo.

Ante los líderes reunidos en un opulento salón con lámparas de cristal y adornos de oro, el líder que dice impulsar la revolución socialista dijo que la OPEP ¢debe actuar a la vanguardia contra la pobreza en el mundo¢.

Y amenazó con que si Washington cumple cualquier amenaza militar contra Irán, el petróleo podría duplicarse a 200 dólares el barril. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, dijo el domingo en conferencia de prensa que Irán no usaría el petróleo como arma si lo atacaran.

El rey Abdulá, el octogenario líder saudí, se mantuvo imperturbable durante la diatriba de Chávez de 25 minutos de duración, y luego bromeó al decirle: ¢Te pasaste un poquito¢.

¢El petróleo es una energía que tiene que ver con la construcción y el desarrollo, y no debería convertirse en una herramienta de disputa y caprichos¢, dijo el monarca saudí en un breve discurso.

La cumbre, que fue sólo la tercera en la historia del grupo, también reconoció el papel de la industria del petróleo en el calentamiento global, con promesas de financiación para las investigaciones del cambio climático.*.