Ibex 35

Las pérdidas de Merrill Lynch desatan caídas en las Bolsas

Los pésimos resultados de Merrill Lynch desencadenaron ayer un nuevo ajuste en la Bolsa. El Ibex, que no logra consolidar el reciente máximo histórico, cedió un 1,29% y cerró en 15.231,3 puntos, con todos los bancos en números rojos.

Francisco González, presidente de BBVA, afirmó ayer que la entidad tiene el 'muchísima carne en el plato' para hacer nuevas compras y dibujó un panorama muy positivo sobre la situación del banco. BBVA cumplió con los pronósticos y registró un incremento del beneficio neto del primer trimestre del 6,7% (el 20,1% si no se tienen en cuenta los extraordinarios de 2006). González prometió un futuro 'excelente' para la firma. Pero todas esas buenas palabras dieron ayer igual en la Bolsa. Las acciones de BBVA cedieron un 2,01% y terminaron en 16,61 euros. Toda la banca cayó a plomo: Sabadell perdió un 2,17%; Bankinter, un 1,9%; Santander, un 1,78%; Banesto, un 1,48% y Popular, un 0,85%. ¿Qué sucedía? En Nueva York, Merrill Lynch acaba de informar de los peores resultados trimestrales de sus 96 años de historia. La crisis de las hipotecas subprime es real y hace mucho daño a los resultados. El Ibex perdió un 1,29%.

'Los resultados de Merrill ponen en un brete a la banca de inversión, aunque no tanto a la minorista', valoró ayer David Pocino, analista de Banco Urquijo. 'El momento económico sigue siendo positivo y aunque la debilidad persistirá en el sector bancario, el escenario es positivo de cara a fin de año', concluye. Banco Urquijo recuerda que el ajuste se produce también después de una fuerte racha al alza.

No todo fueron pérdidas y hubo empresas con apreciaciones interesantes. Sacyr, un valor propenso a fuertes oscilaciones, ganó un 5,64%; Telecinco, un 2,68% y Acerinox, un 1,93%. De hecho, aunque predominaron las pérdidas, el castigo fue mucho más marcado en España que en el esto de Europa. El Euro Stoxx sólo se dejó un 0,49%, igual que el Footsie de Londres; el Cac de París, un 0,53%, y el Dax de Fráncfort únicamente retrocedió un residual 0,18%.

El S&P llegó a caer un 2% en el periodo de coincidencia horaria con Europa

La resistencia de Europa es especialmente llamativa, sobre todo teniendo en cuenta que en el periodo de coincidencia horaria, Wall Street se sumergía en los números rojos a gran velocidad. El índice tecnológico Nasdaq llegaba a perder un 2,8%, mientras que el S&P 500 bajaba 1,97% y el Dow, un 1,5%.

La crisis de liquidez zarandeó a las Bolsas en verano y desencadenó una fase correctiva en la que el Ibex tocó fondo a mediados de septiembre, cuando el descenso de los tipos de interés de EE UU (del 5,25% al 4,75%) desató la euforia entre los inversores. En cuestión de un mes, el Ibex ganó un 13,4%, hasta hacer máximo histórico el pasado viernes en 15.529,7 puntos.

Los inversores estarán hoy pendientes de lo que pueda decir el banco Santander no sólo sobre sus resultados, sino sobre todo acerca de las perspectivas de negocio. Junto a los resultados y el alcance de la crisis de crédito, el mercado tiene que valorar otros elementos presentes con el fuerte avance del precio del petróleo (un 40% en el año) y el encarecimiento del euro.