Corte de suministro

La CNE y la Generalitat culpan a Endesa y REE del apagón de Barcelona

Con ocho votos a favor y una abstención, el consejo de la CNE concluyó ayer que el apagón sufrido por Barcelona el pasado 23 de julio se debió a las deficiencias de las infraestructuras, tanto de Endesa como de REE. En una sesión maratoniana, que se prolongó durante 10 horas, el consejo aprobó un informe con seis conclusiones, que coincidieron con la apertura de sendos expedientes sancionadores a las empresas por la Generalitat.

La CNE y la Generalitat culpan a Endesa y REE del apágón de Barcelona
La CNE y la Generalitat culpan a Endesa y REE del apágón de Barcelona

Nunca antes una resolución de la Comisión Nacional de la Energía había provocado un enconamiento en su consejo de administración como el vivido con la relativa al apagón de Barcelona del 23 de julio, que dejó sin suministro a 350.000 usuarios durante tres días. En una reunión maratoniana, que comenzó a las 9 de la mañana y terminó a las siete de la tarde, y que era una continuación de la celebrada el martes, el consejo consiguió aprobar ayer un informe, en el que concluye que el incidente se originó y desencadenó por las deficiencias de las infraestructuras de la red de distribución de Endesa y de la de transporte de REE.

Con ocho votos a favor y una abstención (la del consejero Jorge Fabra, ex presidente de REE), la CNE dio luz verde a un informe de 40 páginas que recoge seis conclusiones: tres relativas al origen del incidente (los defectos de un cable de Endesa y su mala colocación) y otras tres, al mal funcionamiento de las protecciones y otros defectos previos de las distintas instalaciones de REE que se vieron implicadas en el apagón.

Respecto a la causa (la rotura de un tramo de un cable de 110 kV propiedad de Endesa, que cayó sobre el parque de 220 kV de la subestación de Collblanc de REE), el regulador energético lo considera 'el primer suceso del incidente'. En este sentido, la Comisión concluye, en línea con los análisis realizados por el laboratorio oficial LGAI, que el contacto entre este conductor y la grapa que lo sujetaba había 'sufrido un proceso progresivo de degradación' y, en consecuencia, 'un aumento de la temperatura' en su funcionamientos, que debilitó 'su resistencia hasta la rotura del mismo'. La CNE incide en la falta de mantenimiento de este conductor, al señalar que la degeneración del mismo 'podría haberse observado en las revisiones de mantenimiento'.

ENDESA 17,93 -1,51%
REE 17,70 -0,25%

Entre sus conclusiones, la CNE subraya que el desplome era 'perfectamente evitable'. De hecho, Endesa, al reponer el cable tras el incidente, corrigió su posición para evitar que incida sobre 'los elementos' del parque de REE, añade el informe. En este punto, el regulador responsabiliza también de esta negligencia al gestor de la REE por no haber alertado de la situación solicitando un cambio de los conductores, para evitar que sobrevolasen su instalación.

Pero también REE tendrá que aguantar su vela. Según el informe de la CNE que, aunque considera que las protecciones del cable de 220 kV de Collblanc a Badalona fueron, en general, correctas por haber actuado de forma 'rápida, selectiva y coordinada', sin embargo, dos de ellas fueron incorrectas: la del tramo Collblanc-Urgell, que no funcionó; y la de Badalona-Maragall (transformador que luego se quemó) que funcionó 'sin que aparentemente hiciera falta'. En todo caso, esta desconexión no influyó en el incidente, pues la habría provocado en incendio posterior de Maragall, señala el regulador energético.

Respecto al incendio de esta subestación, de la que dependían la mayor parte de los usuarios que se vieron sin suministro, la Comisión lo atribuye a 'los defectos previos' y 'latentes' en el cable Urgell-Maragall, que se manifestaron con la caída de la línea de Endesa. La única hipótesis que, según la CNE, puede explicar lo ocurrido, es el fallo del aislamiento externo (pantalla-tierra), por defectos preexistentes en el sistema de conexiones a tierra. En este sentido, considera que el incendio se habría evitado si el cable hubiese estado en las debidas condiciones.

También en la tarde de ayer, la Generalitat de Cataluña comunicó que ha cerrado el expediente informativo que inició tras el incidente de julio y que ha abiertos sendos expedientes sancionadores para ambas empresas.

De 40.000 a 300.000

Uno de los argumentos de Endesa es que la caída de su cable sólo afectó a 40.000 usuarios y el incendio del transformador de REE, a 300.000. En la CNE hay quien responde que, sin la caída del cable, el número de afectados por REE habría sido de 'cero clientes'.

Problemas de 'diseño' y plazos 'inadmisibles'

Con un consenso que pocos esperaban, y tras las fuertes presiones ejercidas en las últimas semanas por REE y Endesa, la Comisión de la Energía ha conseguido poner fin a la discusión sobre la inocencia o culpabilidad de las empresas implicadas. Y todo ello, a pesar de las amenazas de éstas de acudir a los tribunales y de volver a reiterar ayer su inocencia, caso de REE.

Como colofón a su resolución, tanto en el caso de la red de transporte (REE), como la de distribución (Endesa), el regulador considera que las infraestructuras 'no estaban diseñadas para permitir una rápida recuperación del suministro', que se prolongó durante tres días.

Como prueba de ello, apunta a la gran cantidad de cables que fue necesario conectar al sistema, así como 155 grupos electrógenos, para poder restituir el suministro a los afectados. Algo que se consiguió en un plazo calificado de 'inadmisible' por el organismo que preside Maite Costa