Financiación

Cambia el escenario para las fusiones

La crisis crediticia endurece la financiación y transforma el perfil de los futuros candidatos

La crisis subprime ha puesto fin a la era del crédito barato y sin riesgos. La falta de confianza actual ha endurecido las condiciones de financiación, los diferenciales se han abierto y las posibilidades de endeudamiento se han reducido drásticamente. Todo un ajuste que cambiará el negocio de las fusiones y adquisiciones en los próximos meses.

Las opas cada vez más audaces a las que se empezaba a acostumbrar el mercado tenderán a moderarse o desaparecer. Los años de beneficios empresariales récord, bajos tipos de interés y exuberancia de crédito que sustentaron una actividad empresarial frenética han dado paso a un periodo de más incertidumbre.

Endeudarse ya no resulta tan barato. El escenario ha cambiado y la facilidad para cerrar operaciones se verá mermada. Nuevas reglas de juego que ralentizarán las operaciones de gran tamaño, transformarán los métodos de pago y reducirán el valor de las transacciones, según los expertos. Los fondos de capital riesgo, típicos usuarios del apalancamiento, serán previsiblemente los más afectados y deberán demostrar su capacidad de adaptación al nuevo entorno.

El pasado ejercicio se cerraron 3.310 operaciones corporativas en España, el mayor número de la historia, según OnetoOne. No se prevé un parón de actividad pero sí un cambio de jugadores.

'Probablemente veamos más operaciones corporativas y menos de capital riesgo. Estas a su vez tendrán estructuras de capital más holgadas', comenta Patrick Fitzgerald, socio responsable de consultoría de PricewaterhouseCoopers. 'Volveremos a ver compradores industriales estratégicos que antes no podían competir con los fondos de capital riesgo. También veremos más operaciones de minorías, sustitución de accionistas y tomas de participaciones entre el 30% y 40%', comenta Guillermo Arbolí, socio responsable de fusiones y adquisiciones de Nmas1.

Pocos esperan que la agresividad reciente persista. Los múltiplos de adquisición de las cotizadas pasaron de cinco veces Ebitda (beneficio bruto operativo) en 2000 a nueve veces en 2006, según Thomson Financial.

'El apalancamiento va a caer y eso va a afectar fundamentalmente a las operaciones grandes, las superiores al rango entre 300 y 500 millones de euros, que es donde se ha visto una mayor agresividad. Las operaciones medianas también se verán afectadas pero menos. Sin embargo, la financiación día a día de las empresas no se va a ver afectada', explica Pablo Cervera, managing director del Atlas Capital.

La otra gran variable que se verá afectada será el precio. 'La restricción en el crédito obligará a rebajar los niveles de apalancamiento y consecuentemente los múltiplos de transacción. Queda, por tanto, poco recorrido en empresas cotizadas para generar un retorno suficiente que justifique primas sobre los precios actuales', comenta Enrique Quemada Clariana, consejero delegado de OnetoOne Capital Partners, empresa independiente de banca de inversión.

Quemada considera que las empresas con exceso de caja empezarán a centrarse más en empresas no cotizadas. 'La banca de inversión se tendrá que especializar para identificar las adquisiciones potenciales'. Por ello, acaba de reforzar su equipo con el fichaje de 10 nuevos directivos de diferentes sectores con el objetivo de identificar los retos y oportunidades de creación de valor en cada industria.

Nuevos retos

Dificultades de financiación . La financiación mediante préstamos sindicados ha perdido intensidad por la negativa de los bancos a asumir riesgos. Las empresas, por tanto, se verán forzadas a depender menos de la banca, lo que lleva a algunos expertos a prever un aumento de adquisiciones entre varios socios.

Moderación de precios. Las mayores dificultades de financiación reducirán los niveles de apalancamiento vistos en el pasado. Esto reducirá el margen de los compradores a la hora de pujar por una empresa, lo que conllevará una moderación de precios que puede, en algunos casos, cancelar operaciones en marcha.

Hacia la especialización . La captación de cuota de mercado mantendrá el ritmo de fusiones y adquisiciones, según ONEtoONE, pero las empresas se harán más selectivas, enfocándose en los fundamentales y el encaje estratégico. Aumentará, asimismo, la búsqueda de valor en empresas no cotizadas.

Menos pago en efectivo. Desde el año 2000 las transacciones pagadas totalmente en efectivo han pasado del 58% al 75%. A partir de ahora los expertos prevén menores ratios de endeudamiento que provocarán que las operaciones se paguen menos con caja y más con acciones.

Capital riesgo. Un sector con mucha liquidez a la caza de oportunidades

El capital riesgo ha invertido 435.000 millones de euros a nivel mundial en 2006 y 2.815 millones en España. En el momento actual dispone de 250.000 millones en el mundo y 16.189 en España, según Thomson Financial.

OnetoOne considera que el ciclo de captación de fondos del capital riesgo puede estar en su tramo final si no logran adaptarse a las nuevas condiciones.

Sigue habiendo mucha liquidez y los expertos encuentran que habrá oportunidades para aquellos que dispongan de capacidad financiera. Quizá en empresas de menor tamaño e incluso en inmobiliarias.