Previsiones de la UE

Almunia culpa al sector inmobiliario del menor crecimiento en España para el segundo semestre

El comisario de Asuntos Económicos de la UE ha realizado estas declaraciones después de que Bruselas rebajara esta mañana una décima sus previsiones de crecimiento para la eurozona y mantuviera la de España en el 3,7% del PIB pese a las turbulencias financieras causadas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos.

En una rueda de prensa, Almunia explicó que la moderación de la actividad inmobiliaria se debe al endurecimiento de las condiciones financieras y a "cierta madurez del ciclo del sector vivienda", pero insistió en que Bruselas sigue creyendo que la desaceleración de este sector será gradual.

Las declaraciones de Almunia fueron realizadas después de que la Comisión Europea revisara las previsiones de crecmiento económico de la UE para este año. El Ejecutivo comunitario decidía mantener la previsión de crecimiento para España este año en el 3,7% del PIB, la misma cifra que pronosticó la pasada primavera, pese a las turbulencias financieras causadas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos.

Las estimaciones para la UE y la eruozona, sin embargo, fueron rebajadas una décima, hasta el 2,8% y el 2,5% respectivamente, a pesar de que desde la Comisión Europea se sigue manteniendo que los fundamentos económicos siguen siendo sólidos, aunque han aumentado los riesgos a la baja.

En sus últimas previsiones oficiales, publicadas en mayo pasado, Bruselas calculó que el PIB de los Trece países del euro crecerá en 2007 el 2,6% (una décima menos en 2008), tasa que en el caso de los Veintisiete sería del 2,9% (dos décimas menos en 2008).

Crisis 'subprime'

La Comisión insiste en que los problemas del mercado hipotecario estadounidense y las subsiguientes turbulencias financieras no afectarán a la economía europea hasta el año próximo, pero otras instituciones internacionales como el BCE y la OCDE no piensan lo mismo y ya han anunciado rebajas en sus previsiones de crecimiento para los países de la moneda única en 2007.

Bruselas cree que la demanda interna, y sobre todo el consumo privado, seguirá siendo el principal motor del crecimiento tanto en la eurozona como en la UE, reflejo de la mejora en el mercado laboral. Las previsiones difundidas hoy sólo recogen cálculos sobre el PIB y la inflación en el año en curso para Alemania, España, Francia, Italia, Holanda, Polonia y el Reino Unido, así como los agregados de la eurozona y la UE.

Además ha revisado a la baja las cifras de crecimiento de Alemania (del 2,5 al 2,4%), Francia (del 2,4 al 1,9%) y Holanda (del 2,8 al 2,5%). Ha decidido mantener sin cambios las previsiones de España (avance del PIB del 3,7%) e Italia (1,9%) y revisar al alza las de Polonia (del 6,1 al 6,5%) y el Reino Unido (del 2,8 al 2,9%).

Aceleración en los precios

En cuanto a los precios, la Comisión espera cierta aceleración, hasta acumular una subida del 2% en la eurozona y del 2,2% en la UE, vista la evolución de la inflación en los últimos meses y el previsto encarecimiento de aquí a final de año de las materias primas.

Así, Bruselas ha elaborado sus previsiones sobre una hipótesis de precio del barril de Brent de 68 dólares (1,75 dólares más que en sus últimos cálculos).

Cree, no obstante, que la inflación se mantendrá bajo control, dado el previsto incremento de la productividad y la intensa competencia internacional, a lo que se unirá el efecto del endurecimiento de las condiciones financieras por parte de los bancos centrales.

También el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha anunciado que revisará sus cifras a la baja, convencido de que la crisis sí afectara a Europa este año, aunque en menor medida que a Estados Unidos.