Mercados

Cautela en las Bolsas ante futuros movimientos en el precio del dinero

El descenso de Wall Street tras conocerse la caída de las ventas de viviendas de segunda mano en Estados Unidos ha arrastrado al Ibex hacia las pérdidas. El selectivo se ha dejado un 0,2% y ha cerrado con 14.305 puntos, sin digerir apenas las declaraciones de un críptico Trichet, en las que dejaba abierta la posibilidad de subir los tipos el mes que viene.

Las Bolsas europeas, que el viernes rompieron la racha de cinco semanas consecutivas de pérdidas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos, han cerrado con signo dispar. Fráncfort se ha dejado un 0,28%, mientras que París ganó un 0,38%. La Bolsa londinense hoy no operó por ser una jornada festiva en los bancos.

Las subidas han sido leves, en un mercado sin mucho volumen, en el que "domina la cautela, teniendo en cuenta que al inversor se le ha metido mucho miedo ante la posible crisis internacional por el tema de la crisis 'subprime' (hipotecas de alto riesgo)¢, dijo Carlos Illera, operador de Banco Finantia Sofinloc.

De vuelta al selectivo español, sólo cinco valores se han mantenido en verde, con ganancias moderadas. Telecinco se ha situado a la cabeza de las compras, con un repunte del 1,09%, seguida por Telefónica, con subidas del 0,51%. Por el lado de las pérdidas, destaca el descenso de Iberia, que se ha dejado un 1,82%, empatada con Sacyr Vallehermoso, por informaciones según las cuales el grupo liderado por TPG podría recortar su oferta por la aerolínea. Las caídas de Iberia se producen además después de que su cotización se revalorizara un 5,4% en las últimas cinco sesiones.

Con la incertidumbre sobre las decisiones de los bancos centrales y las dudas de los inversores, que no acaban de ver datos macroeconómicos que les convenzan, los analistas aseguran que el Ibex 35 va a seguir en niveles próximos a 14.300 puntos, con una variación de doscientos puntos por arriba o por abajo de este nivel. Para el experto de Renta 4, Miguel Jiménez, sigue habiendo volatilidad en los mercados, aunque menor, porque todavía no se sabe la exposición real de las compañías a la crisis, sobre todo en Europa.