'Telecos'

Telefónica, con minusvalías teóricas en Telecom Italia

Todavía no se ha intercambiado el primer euro, así que el impacto real no es inminente. Pero sí hay un acuerdo firmado que fija el precio al que Telefónica comprará las acciones de Telecom Italia que ha pactado adquirir. Y es un precio muy superior al actual. La fuerte caída bursátil de la italiana lleva a 1.000 millones las minusvalías teóricas.

Un vistazo al índice bursátil Stoxx que agrupa a todas las operadoras europeas lo explica por si solo. De entre ellas, las grandes y las pequeñas, sólo Fastweb salva a Telecom Italia de ser la compañía de telecos con peor evolución bursátil en lo que va de año.

La historia no es nueva. Telecom Italia cerró el ejercicio de 2006 con pérdidas acumuladas en el mercado, al igual que sucedió en 2005. Desde su máximo previo al estallido de la burbuja tecnológica, de marzo de 2000, la compañía telefónica ha perdido casi un 80% de su valor.

Esta evolución y la incapacidad de Telecom Italia de remontar la crisis como han hecho sus compañeras de sector en Europa es, precisamente, uno de los motivos que han llevado a su actual dueño, Pirelli, a vender su participación. Telefónica y un grupo de bancos italianos han sido los compradores, con la esperanza de que una buena gestión, sin cambios continuos de timón y con unos objetivos empresariales claros, permita poner fin al calvario operativo y bursátil de la operadora.

TELEFÓNICA 7,44 -0,60%

Pero el acuerdo de compraventa se firmó el 28 de abril, mientras que la toma de control no se hará efectiva hasta el cuarto trimestre del año. Entremedias, la espera está lastrando más aún el valor de Telecom Italia, que la semana pasada marcó su mínimo en 1,88 euros por acción.

Las perjudicadas por esta evolución son las compradoras, que ya han pactado el precio al que adquirirán a Pirelli su participación y nada pueden hacer para cambiar el rumbo de la compañía hasta que no asuman la gestión. Telefónica pagará los títulos a 2,82 euros, lo que ya suponía una prima del 24% sobre el precio de cotización cuando se anunció la operación, pero que ahora se ha elevado al 39% y la semana pasada estaba en un 50%.

Valor de la participación

En estos momentos, el 6,9% con el que se va a hacer Telefónica vale en Bolsa algo más de 2.700 millones, muy lejos de los 3.770 millones que costaría a 2,82 euros por acción. La diferencia, por tanto, supera los 1.000 millones, que son las minusvalías teóricas que acarrea la operación en este momento.

Hay que recordar, con todo, que Telefónica no compra acciones de Telecom Italia directamente, sino que entra en una sociedad instrumental llamada Telco, que será la titular de la participación en la operadora italiana. Y este holding interpuesto no sólo será dueño de acciones, sino que también asume la deuda que tenían los vendedores. Los cálculos se tornan más complejos, puesto que hay que incluir en ellos la entrada de Telefónica en una compañía endeudada. Por eso, la española no pagará 3.700 millones por su 6,9% indirecto de Telecom Italia, sino que reducirá el desembolso en efectivo hasta 2.314 millones por la parte correspondiente de deuda que le toca.

A pesar de ello, las minusvalías le afectarían en cualquier caso, puesto que si quisiera vender su participación en Telecom Italia, ya sea sola o con el resto de los socios de Telco, cada uno tendría que hacerse cargo de su parte de la deuda, que se restaría del total. A precios de mercado y con el mismo pasivo que se le adjudicó al holding cuando se anunció el acuerdo, la participación de Telefónica valdría algo menos de 1.260 millones.

Recelos de rivales en Brasil y Argentina

La entrada de Telefónica en Telecom Italia ha despertado recelos de sus rivales en varios puntos del planeta. En Brasil, por ejemplo, el magnate mexicano dueño de Telmex y América Móvil, Carlos Slim, está presionando a las autoridades de competencia para que pongan trabas a la operación de forma local, puesto que tanto Telefónica como Telecom Italia tienen filiales en el país. Y ello, a pesar de que el acuerdo de gestión contempla específicamente que Telefónica no tomará parte en ninguna decisión que tenga que ver con los países donde las dos tienen presencia, como es Brasil.

Y lo mismo sucede en Argentina, donde las aguas estaban más calmadas, hasta que el grupo Werthein advirtió sobre las consecuencias de la adquisición en una carta a las autoridades. Y la opinión de este grupo es importante, ya que son los dueños del 48% de Telecom Argentina, la principal competidora de Telefónica en el país y cuyo capital restante está en manos de Telecom Italia.

En Argentina también hay cierta controversia por la intención de Telefónica de comenzar las pruebas de su televisión por internet, pese a la oposición de las empresas de cable y de parte del Gobierno.