Electricidad

El alcalde de Barcelona teme que la red no aguante en septiembre

El alcalde de Barcelona expresó ayer su preocupación ante la posibilidad de que la red eléctrica de la ciudad no aguante el regreso de las vacaciones 'porque el consumo de energía va a crecer' y la actual 'tiene fiabilidad, pero no es la red definitiva'. En Madrid, la CNE, reunida ayer para analizar las causas del apagón, solicitó a Endesa y Red Eléctrica Española más información para delimitar las causas y las responsabilidades del incidente.

Al alcalde le preocupa las consecuencias que tendrá en el consumo eléctrico el regreso Barcelona a su actividad normal. En una entrevista a TV3, Jordi Hereu explicó ayer que le preocupa mucho lo que pasará en septiembre 'porque el consumo de energía va crecer' con el regreso de las vacaciones de miles de barceloneses.

El regidor explicó que esto pondrá a prueba la red eléctrica, 'que tiene fiabilidad pero no es la red definitiva'. Hereu aseguró que el dispositivo de alerta activado tras el apagón seguirá en pie hasta febrero de 2008 por si 'hay necesidad de actuar', y que los generadores eléctricos que amenizaron las carencias seguirán estando en la vía pública por si es necesario recurrir a ellos.

Hereu recordó que está prevista la construcción de varias subestaciones durante su mandato, que durará hasta 2008. También explicó que el grupo de trabajo encargado de analizar las infraestructuras eléctricas barcelonesas, que se reunirá en septiembre, tendrá un carácter permanente y que aprovechará la ocasión para exigir a las eléctricas que aceleren sus planes de inversión en Cataluña. Lo importante, según el socialista, es que Red Eléctrica Española (REE) y Endesa ' se pongan de acuerdo y se coordinen para que esto no vuelva a pasar'.

También se habló del apagón en Madrid, donde La Comisión Nacional de Energía (CNE) explicó ayer que necesita más información para poder delimitar las causas y sus correspondientes responsabilidades en el apagón que afectó a 350.000 personas en Barcelona a finales de julio . El organismo dio un plazo de diez días a Red Eléctrica Española y Fecsa-Endesa para que aporten la información solicitada.

Según el comunicado emitido ayer, el análisis preliminar de la CNE generó la necesidad de 'recabar datos adicionales para completar el alcance y contenido' del informe que determinará qué provocó que miles de barceloneses se quedaran sin luz hasta tres días.

Los interrogantes siguen siendo los mismos enunciados por el ministro de Industria, Joan Clos, en su comparecencia en el Congreso a finales de julio: ¿Por qué se rompió el cable de 110 kW de Endesa?, ¿por qué cayó sobre la estación de alta tensión? y ¿por qué se incendió la subestación de Maragall?

Para determinar qué falló, la CNE pide un análisis del cable roto, así como detalles constructivos de la línea de 220 kW de REE entre Collblanc y Badalona, el informe pericial del incendio ocurrido en la subestación de Maragall y la fecha en la que está prevista su reapertura. También demanda información sobre la protección de las demás subestaciones afectadas y una relación de todas las anomalías que sufrieron estas en los dos meses anteriores al apagón. El informe final valorará también la 'dotación y comportamiento de las protecciones ..., la cobertura de la contingencia del fallo total de alimentación desde el transporte a una subestación' y emitirá recomendaciones.

La oposición exige culpables

El presidente del grupo municipal de CiU en Barcelona, Xavier Trías, señaló ayer que es 'impresentable que después de un mes ... todavía no se sepa quiénes son los responsables', recoge EP. Por su parte, el presidente del Partido Popular en Cataluña, Daniel Sirera, insistió en pedir una comisión de investigación en el Parlament que esclarezca los hechos, en vez de dejarla 'en manos de la CNE', según Efe. El líder esta formación en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, hizo también referencia al corte que ayer afectó a 1.400 personas en el barrio de Gràcia durante casi dos horas.