Inversión

Ahora los resultados sí cuentan para las Bolsas

Los resultados empresariales, ignorados hasta ayer debido a la crisis hipotecaria en Estados Unidos, vuelven a primer plano. El mensaje tranquilizador de la Reserva Federal surtió efecto; quitó a los inversores la venda que les mantenía cegados por los acontecimientos del corto plazo. Ayer las estrategias de inversión volvieron a primar el largo plazo, aunque la rapidez con la que la situación se ha dado la vuelta es la mejor prueba de que el miedo puede regresar rápidamente, tan pronto como hoy.

En todo caso, la temporada de resultados ha reflejado con claridad un crecimiento de beneficios más que saludable a ambos lados del Atlántico. La noticia llevaba semanas pasando desapercibida, solapada por el miedo a una contracción del crédito que dificulte la financiación empresarial y repercuta en el crecimiento económico. Un pánico que guiaba las decisiones de inversión hasta ayer.

Todo por la confianza de la Reserva Federal en el crecimiento. Constató que las condiciones de crédito han empeorado y que la desaceleración inmobiliaria persiste, pero no alertó de más riesgos que en su reunión de junio. Un mensaje, que según los expertos, permitió al mercado olvidar los temores recientes para volverse a centrar en la buena evolución de los resultados y en las atractivas valoraciones del mercado tras la corrección.

'Quizá el que Bernanke incidiera en que la inflación es el principal riesgo económico ha hecho ver que se estaban sobredimensionando las consecuencias de la crisis hipotecaria. El mercado se ha dado cuenta que los resultados son buenos y que la economía sigue fuerte', comenta Javier Barrio, de BPI.

La salud empresarial, en cualquier caso, no era ninguna sorpresa y, al igual que ayer facilitó las subidas, puede volver a olvidarse con facilidad. Por ello los analistas aconsejan mantener la calma y evitar dejarse llevar por los acontecimientos del día a día. Y es que no se descartan nuevos episodios de la crisis hipotecaria que vuelvan a castigar los mercados con fuerza. 'Creemos que en los próximos días la volatilidad seguirá siendo la característica de los mercados bursátiles', comentan desde Link Securities. 'Por ello aconsejamos prudencia a la hora de tomar posiciones en renta variable', añaden.

De momento, un cierto apetito por el riesgo ha regresado al mercado como constaba ayer la relajación de los spreads de la deuda -el índice iTraxx había sobrepasado los 400 puntos básicos y ayer rondaba ya los 330- y la apuesta por la Bolsa.

'Las valoraciones se han visto reafirmadas por los buenos resultados empresariales y las expectativas que se manejan para los próximos meses', comenta Isabel Mera, de Norbolsa. En términos empresariales las cosas pintan bien y los inversores lo agradecieron ayer ante pruebas como las cuentas de ING o Royal Sun Alliance. El sentimiento mejoró rápido pero está por ver cuánto durará.

La prueba de fuego de los próximos indicadores

El mensaje de la Reserva Federal ha dado una tregua al mercado. La autoridad monetaria ha tranquilizado a los inversores y ha ganado tiempo hasta ver el impacto real de la crisis hipotecaria en los próximos indicadores económicos.

Mientras los episodios no aumenten en exceso los expertos no descartan que la normalidad vuelva a la Bolsa, pero recuerdan que al igual que se han visto fuertes alzas pueden regresar las correcciones. 'Quizá los movimientos laterales se pueden prolongar un tiempo hasta ver el impacto real de la crisis', añada Isabel Mera, de Norbolsa.

La ausencia de inversores por el periodo estival no ayuda en exceso ya que no hará más que agudizar los movimientos del mercado por el menor volumen.