Líneas aéreas

Ryanair asegura que no querría Alitalia 'ni siquiera regalada'

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, aseguró ayer en una rueda de prensa que su compañía no está interesada en quedarse con Alitalia. No la aceptaría ni 'siquiera regalada', puntualizó.

Según O'Leary, la compra de Alitalia, actualmente inmersa en un proceso de privatización, sólo acarrearía complicaciones puesto que la situación de la italiana es un 'gran lío' y precisa urgentemente de una 'profunda' reestructuración y de una reducción de costes. Añadió que las circunstancias no mejorarán hasta que no se 'eliminen las influencias políticas y las presiones sindicales'.

Al mismo tiempo, O'Leary aprovechó la ocasión para comunicar que Ryanair ha recurrido ante el Tribunal Administrativo Regional del Lazio la ordenanza emitida por el Ente Nacional de Aviación Civil (Enac) en noviembre de 2006.

La ordenanza reduciría los vuelos diarios al aeropuerto de Ciampino en un 30% a causa de la congestión y el ruido que origina en los alrededores. La capacidad del aeródromo, sito a 20 kilómetros de Roma, se rebajaría de 138 a 130 vuelos diarios. Ryanair sostiene que sus aviones son los más silenciosos del mercado y que no dispone de vuelos nocturnos a este aeropuerto, por lo que solicita a la justicia una 'intervención inmediata'. La reforma provocaría unas pérdidas considerables para la compañía irlandesa, según señaló O'Leary.

En primer lugar, supondría la cancelación de 66 de las 550 conexiones semanales de la compañía aérea.

Por otra parte, la low cost irlandesa se vería obligada a reducir el tráfico desde Milán a Glasglow y a detener las conexiones Roma-Madrid, Roma-Zaragoza.

Además, el número de pasajeros anuales se reduciría en 500.000.