Automoción

Hoy terminan los contratos de los 1.549 trabajadores de Delphi

Los contratos de los 1.549 empleados de la factoría que Delphi tiene en Puerto Real (Cádiz), dedicada a la fabricación de componentes de automoción, se extinguen hoy. Con la extinción de los contratos, los empleados quedan definitivamente desvinculados de Delphi y se abre un proceso de reindustrialización de la Bahía de Cádiz que comenzó a fraguarse el pasado 22 de febrero cuando la multinacional anunció el cierre de su planta en Puerto Real.

A pesar del fin de los contratos, las negociaciones entre los sindicatos y la Junta se mantienen para tratar las recolocaciones y la formación ya que muchos de los empleados seguirán su vida laboral lejos del mundo de la automoción.

En los próximos días la plantilla, que durante estos cinco meses ha mantenido un duro conflicto laboral en protesta por el cierre y en demanda de mejores condiciones laborales para la zona, se tendrá que pasar por las mesas que el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) pretende instalar en la misma factoría, para solicitar su cartilla como demandantes de empleo, han explicado fuentes sindicales.

Las negociaciones

Después de que un juzgado de lo Mercantil de Cádiz admitiera a trámite el Expediente de Regulación de Empleo presentado por Delphi, la Junta de Andalucía anunció que ya se habían producido contactos con algunas empresas para que se instalaran en la Bahía de Cádiz y absorbieran a los trabajadores afectados por el cierre, al tiempo que la empresa y la Junta se reunían para buscar una solución al plan industrial que debía acompañar al ERE.

Después de intensas reuniones, el pasado 5 de julio se cerraba el acuerdo por el que la empresa cedería los activos a la Junta e indemnizaría a los empleados con 45 días por año trabajado, lo que supone un desembolso de más de 120 millones de euros que la empresa debe abonar a favor de los empleados.