Aviación

IATA denuncia la calidad del servicio en los aeropuertos británicos de Ferrovial

Heathrow y otros aeropuertos británicos operados por BAA, controlada por el grupo español Ferrovial, ofrecen unos servicios 'con unos niveles vergonzosamente bajos', según denunció ayer la Asociación para el Transporte Aéreo Internacional (IATA), que agrupa a más de 240 aerolíneas.

'Las medidas de seguridad particulares del Reino Unido incomodan a los pasajeros sin mejorar su seguridad', señaló el director general de la IATA, Giovanni Bisignani. 'El único beneficiario es el operador aeroportuario (BAA) que continúa prestando unos servicios con unos niveles vergonzosamente bajos al no invertir en el equipo y el personal adecuados para atender la demanda. Esta situación debe parar', añadió.

Bisignani subrayó que este mes de agosto se espera que vuele un número récord de pasajeros, por lo que aseguró que 'la armonización de las medidas de seguridad interfronterizas se hace más necesaria que nunca'. BAA gestiona siete aeropuertos británicos, incluido Heathrow, en Londres, lo que supone el 63% de los vuelos que tienen como origen o destino Gran Bretaña. Esta situación de semimonopolio ha llevado a aerolíneas como Ryanair o Virgin Atlantic a denunciar la falta de incentivos de BAA por mejorar la situación de los pasajeros.

FERROVIAL 24,78 1,23%

Precisamente, ayer la secretaria del Tesoro británico, Kitty Ussher, criticaba a BAA en una entrevista publicada por el Financial Times. A juicio de la responsable británica, los retrasos en Heathrow, provocados por las colas en los controles de pasaportes y seguridad, están acabando con el estatus de Londres como centro financiero.

El portavoz de BAA, Mark Mann, aseguró que la compañía ha invertido más de 20 millones de libras (29,5 millones de euros) en contratar a 1.400 empleados de seguridad extra y abrir 22 controles de seguridad adicionales en sus aeropuertos.

En el caso de Heathrow, a pesar de haber contratado a 500 vigilantes más desde agosto, el tiempo medio de espera en los controles de seguridad es de 10 minutos, el doble que tiempo que BAA se ha fijado como objetivo.

Negocio clave para el grupo de los Del Pino

La aportación de BAA se ha convertido en clave para Ferrovial desde su adquisición en julio del año pasado por 15.000 millones de euros. Ahora, el negocio aeroportuario supone el 26% de la facturación del grupo, frente a lo que sucedía hace un año, cuando este área sólo representaba el 1% del total.

Sin embargo, las estrictas medidas de seguridad en los aeropuertos británicos, y los consiguientes retrasos, también están pasando factura a la empresa de la familia Del Pino. El impacto en costes de esta política ha sido de 127,8 millones para el grupo español.

BAA opera en el Reino Unido las terminales de Heathrow, Gatwick, Stansted, Southampton, Edimburgo, Aberdeen y Glasgow.