Fondos

Opciones en renta fija

Los fondos que invierten en bonos convertibles son de los que ofrecen mejores retornos.

El año pasado y el presente se han caracterizado por las recomendaciones por parte de numerosos analistas y gestores de evitar o reducir las inversiones en fondos de renta fija. Este tipo de activo parece el gran apestado de la inversión en estos momentos, debido a las políticas de tipos alcistas que están tomando los bancos centrales, en particular el europeo, y al comportamiento de la renta variable, que esta eclipsando al de la deuda.

Si bien es cierto que en los próximos meses las perspectivas siguen sin ser halagüeñas para los fondos de deuda de calidad europea, ya que las estimaciones apuntan a que el Banco Central Europeo subirá de nuevo los tipos, no es eso todo lo que hay en el mercado de fondos español. A pesar de que los fondos de deuda gubernamental de alta calidad crediticia, particularmente de la zona euro, son claramente mayoritarios en las carteras de fondos de los inversores españoles, existen otras opciones.

Posiblemente, el desconocimiento de las mismas o el hecho de que en general tienen un perfil de riesgo más alto, ha supuesto que su peso en las carteras siga siendo muy escaso. Nos estamos refiriendo a fondos que invierten en productos tales como bonos convertibles, deuda emergente o renta fija privada. Sin embargo, todas estas opciones han venido disfrutando de retornos claramente superiores a los exiguos, cuando no menguantes, de la deuda gubernamental de la zona euro.

Las razones son varías pero hay un factor presente en todos: la favorable situación para el riesgo en general. Nos referimos concretamente a la percepción de riesgo por parte de los inversores que en este último par de años se ha movido en niveles mínimos. Así, medidas como los índices de volatilidad, como el del Dax alemán, o los diferenciales de rentabilidad de la deuda emergente o de bonos 'basura' con respecto a la deuda de calidad, han alcanzado valores históricamente reducidos.

El caso de los bonos convertibles es quizás el más obvio, ya que sus rendimientos se ven afectados directamente por el comportamiento de las acciones subyacentes. En un entorno de bolsas europeas claramente alcistas no debiera de extrañar que los 16 fondos de inversión autorizados a la venta en España (de la clase principal), pertenecientes a la categoría Lipper Renta Fija Convertibles Europa, proporcionaran algo más del 16% de retorno medio en los doce últimos meses. La cifra es realmente excelente, si la ponemos en perspectiva con la volatilidad con la que se ha conseguido este rendimiento. La desviación típica anualizada media del último año para estos fondos ha sido apenas superior al 3%, por tanto, muy por debajo de la de los fondos de bolsa europea. La mayoría de fondos, como puede esperarse cuando nos referimos a categorías algo 'exóticas', son de gestoras extranjeras. No obstante, Santander y Segurfondo, con un producto cada una, aseguran que existe alguna oferta made in Spain.

La deuda emergente se ha beneficiado básicamente de los buenos fundamentales de una mayoría de economías de la región. Han sido por el contrario las dudas sobre la marcha de la economía norteamericana y la debilidad del dólar las que han afectado negativamente a este instrumento de renta fija. Sin embargo, los fondos que invierten en deuda emergente europea han conseguido eludir en gran medida estos dos últimos factores. Lipper tiene registrados 16 fondos primarios en esta categoría que han proporcionado a sus afortunados inversores una rentabilidad media del 12,85%.

Por último, nos centramos en la renta fija privada. Más concretamente en la de alto rendimiento o high yield, en su terminología anglosajona. Los excelentes beneficios corporativos publicados en los últimos trimestres, unidos a las bajas tasas de morosidad, han catapultado los diferenciales de rentabilidad entre la deuda high yield y la deuda equivalente de alta calidad, como puedan ser los bonos del Tesoro norteamericano, a niveles históricamente bajos. Los diferenciales representan la mayor rentabilidad que una compañía emisora de bonos, con una situación financiera débil, ha de pagar al inversor con respecto a los bonos que ofrecen la mayor garantía de devolución del dinero, como pueden ser los de Estados Unidos. Este diferencial, según uno de los índices de referencia más usados, el de Merrill Lynch, alcanzó un valor históricamente bajo de 241 puntos básicos, es decir, un 2,41%. La rentabilidad media interanual de los fondos disponibles en España fue de un 5,43%.

Análisis. Productos para diversificar

Las diferentes opciones de renta fija que hemos repasado se sitúan entre la renta variable y la renta fija más tradicional y conservadora, en términos de rentabilidad y riesgo.

Aunque históricamente se constata correlación entre el comportamiento de la renta variable y la de estos productos, no siempre tiene porque a ser así.

La deuda emergente es el caso donde actualmente quizás hay mayor controversia y algunos apuestan por ella incluso si las Bolsas detienen su marcha alcista. En cualquier caso, es un producto complementario en una cartera diversificada.