Discográfica

EMI rechaza la opa de Terra Firma en espera de una mejor oferta de Warner Music

Sólo el 3% de los accionistas de la discográfica EMI acudieron a la opa lanzada por Terra Firma. Los 2.400 millones de libras ofrecidas, unos 3.512 millones de euros, no fueron suficientes para convencer a un accionariado que, según varios analistas, esperan una mejor oferta de Warner Music.

Terra Firma prolongará su oferta pública de adquisición por segunda vez sobre EMI hasta el 12 de julio, según un comunicado emitido por la entidad de capital riesgo.

De poco sirvió que el consejo de administración de la discográfica británica apoyara la oferta y que sus miembros se comprometieran a secundarla con su millón de acciones, un 0,13% del capital emitido de la compañía. Casi todo el accionariado prefiere esperar, aunque el consejo alegue que la propuesta de Terra Firma sea la única que asegure 'dinero ahora, sin incertidumbres reguladoras', en clara alusión a la posible entrada de la discográfica estadounidense Warner Music en la puja.

'Los miembros no están haciendo ningún progreso en convencer a la gente', explicó a Bloomberg Alex Grotte, un analista de la firma Panmure Gordon. 'Es probable que los accionistas de Warner Music esperen hasta el último momento para ver si Warner aparece con una mejor oferta'. Ambas compañías desistieron en el pasado de fusionarse después de que el Tribunal Europeo de Luxemburgo obligara a la Comisión Europea a reexaminar otra operación entre dos gigantes del sector, la fusión Sony-BMG de 2004. Los analistas siguen pensando que la alternativa Warner Music-EMI es la única solución que permitiría generar sinergias y reducir costes.

Por ello la propuesta de Terra Firma sigue sin convencer a los mercados. 'Warner Music parece ser el comprador más evidente, el único que sigue la lógica económica', argumentó Ewan Stirling, director de inversiones en la británica Standard Life Investments a la BBC.

Acuerdo con las independientes

El reciente pacto entre Warner Music y la asociación de discográficas independientes europeas, Impala, abre nuevas posibilidades. Con el consentimiento de los independientes, los reguladores verían con buenos ojos una fusión Warner Music-EMI, según aseguró a Bloomberg un analista asociado a Standard & Poor's en Nueva York.

Impala fue quién llevó a la justicia europea la fusión Sony-BMG, alegando que obstruiría la competencia. También fue la responsable de que la Comisión Europea reexaminase el acuerdo entre los sellos de música Universal y BMG Publishing, obligando al primero a vender parte de su catálogo.

Los sellos independientes reconsideran ahora autorizar esta fusión tras el acuerdo con Warner Music. 'No hay gran diferencia entre la operación EMI-Warner Music y la de Sony-BMG', según explicó a la BBC la secretaria general de Impala, Helen Smith. ' Lo que cambia ahora es que Warner Music rompió filas y accedió a un acuerdo con nosotros que va incluso más allá de lo que deseábamos'.

El acuerdo entre Impala y Warner Music permitirá que artistas de las majors sean vendidos a pequeños sellos y aumentará la presencia del catálogo de las independientes en tiendas.

Warner Musi también apoyará una iniciativa llamada Merlín, que facilitará a cientos de sellos independientes el acceso a los nuevos canales de distribución digitales y los sentará en negociaciones con Microsoft o Apple.

Comprar o ser comprado

EMI, al igual que la mayoría del sector fonográfico, sigue sufriendo el auge de la piratería y de la circulación de la música en internet. La coyuntura en el sector hizo que la discográfica terminara el pasado año fiscal con unas pérdidas de 288,5 millones de libras (427 millones de euros), cuando el año anterior sí tuvo unos beneficios de 86,1 millones de libras (127 millones de euros).

'Warner sugirió que contemplaba entrar en la puja, pero desde hace dos o tres semanas se mantiene en silencio', añade un analista de Panmure Gordon. 'æpermil;sta es una partida de póquer y es difícil saber cómo terminará'.