Emergentes

Turquía gana adeptos entre la banca de inversión

Credit Suisse y Merrill elevan su apuesta por el país

Turquía ha sido incluida en nuestra lista de países emergentes basándonos en la creencia de que finalmente está brotando como una de las mayores economías de la región después de un periodo de inestabilidad política y económica rampante'. Los analistas de Merrill Lynch muestran con estas palabras su confianza hacia el país euroasiático en una nota publicada ayer.

No son los únicos. Otros bancos de inversión encuentran valor en los mercados turcos, al calor de la recuperación económica, la mayor estabilidad política, el control de la inflación y la rebaja de tipos, y el posible ingreso del país en la Unión Europea.

Credit Suisse, en un informe publicado también ayer, anuncia que ha elevado el peso de Turquía en su cartera emergente al 10%, lo que significa sobreponderar al país respecto al índice de referencia. 'Turquía ha estado en nuestra lista de países candidatos a sobreponderar desde octubre, y nuestra postura hacia el país ha sido positiva, aunque hemos mantenido la cautela a la hora de elevar la exposición durante la revuelta política reciente, que se ha reflejado en la volatilidad de la Bolsa', explican los analistas de esta entidad.

Turquía celebrará el próximo 22 de julio elecciones legislativas, en un clima de tensión entre los islamistas, actualmente en el gobierno, y los laicos, que temen una progresiva islamización del Estado si los islamistas concentran demasiado poder. Los comicios resolverán parte de la incertidumbre. 'El flujo de noticias se ha acallado una vez que la clase política se ha centrado en las elecciones de julio', señala Citigroup en una nota de mayo.

Paralelamente, los analistas siguen de cerca los datos de inflación, cuya mejoría inclina a apostar por futuras rebajas de tipos de interés, en el 17,5%. 'Creemos que el comité de política monetaria podría recortar los tipos 350 puntos básicos antes del final de 2008', vaticinan en Credit Suisse. A modo de ejemplo, el dato de inflación que se publicó el martes, mejor de lo esperado, ha tirado de la Bolsa del país. El índice MSCI Turquía ha subido un 12% en las últimas cuatro sesiones y cotiza en máximos históricos.

A pesar de la subida, del 56% en los últimos 12 meses, las valoraciones son atractivas. 'La valoración de las acciones turcas es de las más baratas de Europa del Este, con uno de los mayores crecimientos de beneficios de la región', explican los analistas de West LB Mellon. El MSCI Turquía tiene un PER a 12 meses (veces que el beneficio está incluido en el precio de la acción) de 10 veces y un crecimiento estimado de beneficios del 20%'.

El crecimiento económico, además, se está acelerando y se prevé un aumento del PIB del 5,3% para 2008, frente al 4,3% estimado para 2007. Todo ello apoyado en una creciente población mayoritariamente menor de 30 años y un progresivo recorte de la deuda soberana.

Como mercado emergente que es, el turco no está exento de riesgos. Uno de ellos es el de la divisa. La nueva lira turca cotiza en máximos después de una revalorización del 17% en 12 meses. 'Turquía es uno de los mercados emergentes más líquidos, con mayor sensibilidad a los mercados y vulnerable al contagio de los riesgos globales de crecimiento e inflación', subrayan en Credit Suisse.