Planes de pensiones

Las aportaciones a pensiones se concentran en renta variable

Los planes de pensiones de renta variable han recibido 230 millones de euros en aportaciones entre enero y junio, casi la misma cantidad que ha salido de los fondos de renta fija a largo plazo. La rentabilidad de los fondos de renta fija en el primer semestre ha sido negativa, del 0,5%.

La negativa evolución de la renta fija a largo plazo se está cebando en los planes de pensiones de deuda tanto en términos de rentabilidad como de aportaciones por parte de los partícipes. En el primer semestre de 2007, los planes de renta fija a largo plazo han sufrido salidas de dinero por valor de 204,26 millones de euros, según datos de VDOS Stochastics.

Esta cifra puede deberse a tres factores: al aumento de las prestaciones en esta categoría, al traspaso de los derechos consolidados hacia planes de otras categorías y al hecho de que no se han producido aportaciones nuevas, o al menos no tan elevadas como las prestaciones.

Evolución muy diferente han tenido los planes de renta variable, que en el primer semestre han recibido dinero nuevo por valor de 230,57 millones de euros, la mayor cuantía de todas las categorías de planes de pensiones.

El comportamiento de los partícipes coincide con la evolución que han tenido las carteras en la primera mitad del año. Según el Servicio de Medición de Fondos de Pensiones que elabora Mercer Investment Consulting, los fondos de renta fija acumulan unas minusvalías medianas estimadas del 0,5% en 2007, frente al 10,6% de ganancia de los fondos de renta variable. Mercer analiza, principalmente, fondos de pensiones de empleo.

'Nunca en los últimos 10 años hemos tenido dos ejercicios seguidos de pérdidas en renta fija, pero parece que vamos hacia ese desenlace', afirma Xavier Bellavista, consultor de Mercer. 'Es preocupante, porque el peso de este activo en los planes de pensiones es elevado'. Hasta un 40% de las carteras que analiza Mercer están invertidas en renta fija a medio y largo plazo, y otro 15% en tesorería o renta fija a corto. Sólo entre un 35% y un 40% de las carteras invierte en la actualidad en renta variable.

En el caso de los planes de pensiones individuales la presencia de la renta fija alcanza el 50% de las carteras, el 62% si se incluye la tesorería, según datos de Inverco, la asociación del sector, a 31 de marzo de 2007. La renta variable constituía entonces tan sólo el 26% de la cartera.

El mes de junio ha sido especialmente negativo para los planes de pensiones, porque tanto los mercados de deuda como las Bolsas se han comportado de manera negativa. Los primeros, porque han comenzado a subir los tipos de interés a largo plazo y ha caído el precio de los bonos, que se mueve de manera inversa. Las segundas se han visto arrastradas por esta circunstancia, entre otras.

Las pérdidas medianas para las carteras de los planes de pensiones han sido en junio del 0,5% para el conjunto del sector, de 0,2% para la renta fija y del 1,5% para la renta variable.

'No es habitual que coincidan en su caída los bonos y la Bolsa', apunta Bellavista. 'El último mes tan malo como junio fue mayo de 2006, pero entonces sólo se comportó mal la Bolsa', añade.

Un garantizado del BBVA recibe las mayores aportaciones

BBVA Senior PPI es el plan de pensiones que más dinero ha captado en el primer semestre, según VDOS Stochastics. Este producto ha recibido 129 millones de euros entre enero y junio. Se trata de un plan de pensiones de renta fija que garantiza un 1,9% en un año.

Dos planes de Santander siguen al de BBVA en captaciones: Santander Dividendo y Santander Inmobiliario, con 87 y 55 millones, respectivamente.

Los planes más rentables en 2007 tienen como vocación la renta variable. Futurespaña Bolsa Global es, con un 18,7%, el plan individual que más gana en el primer semestre. Le sigue Multipensión Santander Small Caps España, con una revalorización del 16%.

La gestora de planes que más dinero ha captado entre enero y junio es BBVA Pensiones, con 119,6 millones, seguida por Caser Pensiones, con 52,4 millones. Las mayores salidas corresponden a Santander Pensiones, con 62,5 millones de euros.