Adjudicación

Texas le quita una gran autopista a Cintra para adjudicársela a un consorcio público

Texas cumplió con su amenaza. Ayer a última hora de la tarde trascendió que ha adjudicado con condiciones la gestión de la frecuentada autopista Dallas-Fort Worth SH 121 a una agencia pública en vez de a Cintra, que había sido seleccionada como ganadora provisional en febrero. La decisión fue tomada por la Comisión de Estado de Transporte por cuatro votos a uno, dijo el portavoz de la comisión, Mark Cross, informa Reuters.

Se trata de una medida sin precedentes en EE UU que pone en cuestión la seguridad de algunos procesos de licitación en este mercado.

Aunque ahora el consorcio North Texas Tollway Authority (NTTA) también ha sido elegido adjudicatario provisional, en la práctica supone casi la selección definitiva ya que sólo un porcentaje mínimo de las negociaciones que se abren con la Administración no acaban en acuerdo.

El origen de esta decisión excepcional está en la polémica política que se ha levantado sobre la privatización de la gestión de las infraestructuras lo que llevó al gobernador conservador, Rick Perry, a promover una contraoferta de la NTTA para que la SH 121 no cayera en manos privadas. A esto se une que hace unos días, el parlamento tejano aprobó una moratoria de dos años para estas infraestructuras privadas, si bien al menos siete proyectos quedan fuera, como la autopista Trinity Parkway (en la ciudad de Dallas).

La única esperanza de Cintra es que la negociación entre la NTTA y el Estado no llegue a buen término. Texas ha puesto al consorcio público tres condiciones: que ajuste su oferta al esquema de Cintra y la haga incondicional, que se firme el acuerdo en 60 días y que el pago de 2.500 millones de dólares (1.875 millones de euros) y un canon al Estado de 833 millones de dólares (625 millones de euros). Esta oferta es superior a la de Cintra que proponía 2.100 millones de dólares para construir la vía de peaje (1.575 millones de euros) y 700 millones de dólares (525 millones de euros) de cánones.

La segunda concesionaria española, que ya tiene tres autopistas en EE UU, manifestó ayer a través de un portavoz que 'analizamos el contenido de la resolución' y que tomará 'las medidas oportunas para defender los intereses de los accionistas'. El consejero delegado, Enrique Díaz-Rato, ya adelantó que prevén recurrir si hay posibilidades de ganar. El grupo ya tuvo un contencioso con el Gobierno de Ontario por el peaje y ganó aunque era un caso muy diferente.

La primera moratoria contra las concesiones

Texas ha abierto la veda. En el país más liberal, económicamente hablando, del mundo, privatizar la gestión de las autopistas puede ser un escándalo. Así lo ha alentado la oposición, sin distinción de colores, en algunos estados. Cintra ya lo sufrió en Indiana, donde se adjudicó la Indiana Toll Road por 3.800 millones de dólares. Aunque no pasó de ruido político. Ahora Texas se convierte en el primer estado en aprobar una moratoria que limita las concesiones de infraestructuras. La buena noticia es que hay resquicios para saltársela.