Lealtad, 1

'Estados Unidos de Asia'

Los mercados que apuran el ciclo están salpicados de volatilidad. Asistimos a momentos en los que ningún inversor las tiene todas consigo y prefiere guardar la ropa antes de meterse en el río. Pero esta tendencia no es exclusiva de las Bolsas. Los mercados de deuda están a la que salta, y un día se desploman porque arraigan los temores inflacionistas y al siguiente suben con fuerza porque los inversores huyen del riesgo de quiebra de un hedge fund.

Existe mucha oscilación, pero la tendencia de fondo refleja una aguda salida de dinero desde marzo del mercado de deuda estadounidense. El rendimiento del bono a 10 años ha subido desde entonces cerca de un 12%, o lo que es lo mismo, la venta generalizada de deuda ha provocado un caída del 12% en el precio de los bonos, algo más propio de las acciones.

Stewart Cowley, estratega de renta fija de Newton, achaca este comportamiento a dos factores. El primero, al hecho de que los mercados de deuda estaban reflejando un escenario de recesión que no estaba del todo claro. El segundo, que los países asiáticos, y en especial China, que han estado comprando deuda estadounidense y soportando los precios, comienzan a cambiar sus preferencias y a apostar por otros activos.

China ha estado financiando del déficit de Estados Unidos. Hasta el punto, dice Cowley, de que la Reserva Federal ya no dirige la economía estadounidense, sino que lo hace la República Popular de China, que es quien compra los bonos. Del tipo de interés de estos bonos depende lo que pagan los estadounidenses por sus hipotecas, lo cual a su vez determina el nivel de renta de la población. Así que, de momento, la capacidad de consumo de los estadounidenses depende, cosas de la globalización, de la deuda que compra el China. Y a China le conviene, porque los estadounidenses consumen lo que China exporta. Esta situación da lugar a lo que acertadamente Cowley ha bautizado como los 'Estados Unidos de Asia'.