Cotizaciones

El capital riesgo da la cara ante el mercado

Liquidez, transparencia y accesibilidad para el pequeño inversor. Estas características, propias de las empresas cotizadas en Bolsa, empiezan a impregnar a la industria de capital riesgo, cuya presencia en los mercados de valores es creciente.

Varias de las grandes firmas de capital riesgo del mundo han realizado en los últimos meses ofertas públicas de venta (OPV) y cotizan ya en los mercados internacionales. Es el caso de KKR y Apollo. Otras preparan su salto al parqué, como es el caso de la división de capital riesgo de Lehman Brothers o la sonada OPV de Blackstone, que colocará en el mercado cerca de 2.900 millones de euros (unos 2.100 millones de euros).

El próximo 27 de junio, también en España comenzará a cotizar la primera entidad de capital riesgo, el fondo BBVA Capital Privado, que inaugurará el segmento del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) destinado a este tipo de entidades. El MAB ya tiene un segmento para la cotización de sociedades de inversión de capital variable (Sicav) y Bolsas y Mercados Españoles (BME) prepara el lanzamiento de otro apartado para pymes.

La suscripción mínima de BBVA Capital Privado será de 10 euros

'Pensamos que el hecho de que coticen las participaciones y que tengan liquidez es una ventaja para los accionistas que no invierten a muy largo plazo', explican fuentes de BBVA. 'Muchos inversores coinciden con nosotros, la cotización les permite deshacer posiciones o ganar exposición'. BBVA Capital Privado cerró el periodo de suscripción el pasado 22 de mayo. Ha atraído un patrimonio de 123 millones de euros.

Otra de las ventajas principales de la cotización de los fondos de capital riesgo será su accesibilidad. BBVA Capital Privado podrá suscribirse desde 10 euros por participación, algo inimaginable en la industria de capital riesgo, donde las elevadas cuantías de suscripción sólo son accesibles a inversores institucionales y, a lo sumo, grandes patrimonios.

Al menos tres fondos más han mostrado su interés por cotizar en el MAB, según fuentes oficiales de BME, y uno está ya en trámites para ello. No obstante, desde el mercado español reconocen que no esperan un crecimiento tan grande como el que ha vivido el segmento para las Sicav, porque el sector de capital riesgo es más complejo. Actualmente cotiza en el MAB el 99% de las Sicav españolas, cerca de 3.000 sociedades.

La cotización de los fondos de capital riesgo supone un avance en la transparencia de estos productos, a los que se acusa tradicionalmente de ser opacos. Las entidades que coticen en el MAB tendrán una serie de obligaciones de información, entre las que figuran el folleto informativo, la memoria anual, las cuentas anuales, un informe de gestión y uno de auditoría.

Trimestralmente, además, los fondos deberán facilitar al mercado la información sobre inversiones y desinversiones realizadas y comunicar el valor liquidativo de la cartera, lo que no se exige a las entidades de capital riesgo que no cotizan. Semestralmente se deberán remitir los estados financieros y el informe de gestión.

'Hay empresas que se ven presionadas por el mercado a corto plazo al tener que dar resultados trimestrales. No se atreven a anunciar planes de expansión ambiciosos porque sus resultados se pueden ver penalizados uno o dos trimestres', explican en BBVA. 'En el MAB va a ser distinto, porque debemos comunicar las inversiones y las desinversiones que realiza el fondo, pero no se nos exige un desglose con los resultados de las compañías en que invierte la cartera'.