Aerolíneas

Ryanair se desploma en Bolsa ante las pesimistas previsiones de negocio

El mercado castigó ayer a Ryanair ante las malas perspectivas para el invierno. La aerolínea sólo estima ganar un 5% por la caída de ocupación y las altas tasas de aeropuerto. La acción cayó ayer un 7%.

El inesperado pesimismo que parece inundar a la compañía irlandesa de bajo coste Ryanair tuvo ayer sus primeras consecuencias en el parqué. La compañía se saldó con una caída de la acción del 7%, hasta cinco euros, el mayor desplome en tres años.

El mercado reaccionó ante las previsiones que dio su presidente Michael O'Leary en Dublín y sus directivos financieros en otros países europeos.

Todos creen que el invierno será difícil después de observar que la ocupación de sus aviones ha descendido varios puntos desde abril. La mayor aerolínea de bajo coste de Europa, estima que el beneficio crecerá en 2008 al menor ritmo en cuatro años, porque la compañía está tirando los precios de los billetes para atraer más pasajeros.

'El beneficio neto sólo subirá alrededor del 5% frente al 33% del año anterior, por una temida pérdida de actividad en que las tarifas caerán de media en igual porcentaje', apuntó O'Leary en un comunicado difundido por la compañía.

'Precisamente, la demanda ha empezado a caer después de que las tasas se hayan duplicado en el aeropuerto en Stanted (Londres), donde tenemos el mayor número de rutas', dijo ayer el director de operaciones, David O'Brian.

La low cost arremete contra la compañía de gestión de aeropuertos BAA, propiedad de la compañía española Ferrovial. La aerolínea se opone al incremento de tasas de aeropuerto que aplica BAA y a sus planes de construcción de la terminal T5. Dice que 'se está gastando más dinero de la cuenta'.

Ya el beneficio neto del cuarto trimestre avisó a Ryanair de su delicada situación pese a la buena evolución de su ejercicio. La cifra de resultados en los tres meses cayó un 12% hasta 24,7 millones de euros. En la totalidad del ejercicio, ganó un 33% más, hasta 401 millones de euros. O'Leary señala en la nota que 'los pasajeros tienen que asumir mayores subidas de tasas y eso está teniendo un efecto preocupante en el crecimiento''.

Crecer fuera del Reino Unido

Pese a esta situación de cambio, la compañía no estima subir precios. 'Continuaremos con grandes promociones para hacer elevar la demanda, aunque variaremos algunas cosas. Por ejemplo, pensamos crecer sólo fuera del Reino Unido, a fin de evitar la subida de las tasas de aeropuerto que se están dando en algunas terminales', añadió 0'Brian.

España es uno de los mercado prioritarios para crecer. 'Aquí inauguraremos más bases de operaciones, además de la de Madrid'.

De momento, y pese a que todavía la terminal de la capital no aporta dinero tras su puesta en marcha en noviembre, prevé alcanzar rentabilidad y lograr nueve millones de pasajeros en un año.