Caída

Dura transición para las familias de la prensa americana

Donald Graham defendiendo a la familia Sulzberger desde una tribuna controlada por la familia Bancroft? O lo que es lo mismo: ¿El presidente y consejero delegado de The Washington Post defendiendo al presidente y editor de The New York Times en las páginas de The Wall Street Journal? Esta extraña triangulación se dio la semana pasada en un país donde los medios de comunicación admiten sufrir una de las 'más dramáticas transformaciones' de la historia, a decir de Sulzberger.

Aunque la relación entre los medios en este país es cordial y civilizada, pese a la dura competencia, sólo el hecho de que se produzca esta rara situación con Graham y Sulzberger da una idea de hasta qué punto es tan dramática.

En distinta medida, periódicos como el Times, The Washington Post, The Wall Street Journal, Los Ángeles Times o Philadelphia Inquirer, por mencionar algunos de los que coleccionan Pulitzer por decenas, registran una crisis originada en la caída de ventas del diario de papel y un avance en internet que, pese a su crecimiento, aún no compensa las pérdidas de la menor publicidad en papel. Hay menos anuncios de coches y los anuncios por palabras se desplazan a la red a plataformas como craiglist.org, con las que es imposible competir pues ni tienen ánimo de lucro ni estructura empresarial.

En la red, los medios crecen dando costosos e innovadores pasos, pero es un territorio en el que hay más competencia. Además de los servicios de información de Google o Yahoo, los blogs atraen a muchos lectores y anunciantes.

Con este panorama, la publicidad en internet no está subiendo lo que se pensaba ni es la tabla de salvación inmediata. El Times confiaba en un 30% de incremento este año y puede que sea menor. Tanto este diario como en el grupo Gannett (USA Today, entre otros), McClatchy (32 diarios entre ellos Miami Herald) o Dow Jones (TWSJ) han rebajado sus beneficios una vez más en el trimestre. Tribune (dueño entre otros de Los Ángeles Times) ha registrado pérdidas y será comprado por un empresario multimillonario.

Los diarios reaccionan a estas cifras puliendo sus ediciones en internet y haciendo valer en ella sus cabeceras e imagen de marca. Eso son gastos. En los costes hay muchos recortes. Los primeros, los de las plantillas (ver cuadro). Los Ángeles Times prescindirá del 7% de la redacción en su recién anunciado último ajuste. Las otras rebajas de costes llegan del cambio de filosofía y objetivos de los diarios. Muchos de ellos como The Philadelphia Inquirer se están convirtiendo en periódicos cada vez más locales.

La pérdida de valor en Bolsa es inevitable y la impaciencia de los inversores acosa a las familias que controlan los medios, algo frecuente en prensa. Es el caso de The New York Times que desde junio de 2002, cuando estuvo en máximos, ha caído un 55%.

La semana pasada, Sulzberger se vio en una junta en la que el 42% de los accionistas no votó a los consejeros. Un gesto de protesta a las inversiones y estructura de gobierno de una empresa dominada por una familia, Ochs-Sulzberger que tiene el Times desde 1896 y que gracias a una estructura dual de las acciones controla el 70% del consejo.

El accionista que lleva dos años liderando esta rebelión es Hassan Elmasry, un gestor de cartera de Morgan Stanley que tiene un 5% de Times Co. Elmasry quiere entre otras cosas que se acabe esta estructura dual y que los accionistas tengan más derechos en el consejo. Además está en contra de las últimas inversiones de la empresa, su nueva sede en Nueva York y la compra de About.com.

Times ha hecho algunas concesiones como que Sulzberger no reciba compensaciones con acciones en 2006 y 2007 y la venta de sus intereses en televisión. Por lo que no pasa es por disminuir el peso de la familia.

Graham, de la familia del Post, defendía en el TWSJ esta estructura dual que también tiene su periódico, Dow Jones y Google. ¿Por qué? 'Porque si se eliminara se haría una fila de compradores en minutos'. Capital riesgo, multimillonarios con grandes egos, firmas internacionales a las que falte una buena marca, cita Graham. Este empresario duda de que ninguno de estos interesados tenga la dedicación periodística de sus competidores y se gaste 200 millones de dólares al año en la redacción. 'Cualquiera al que le interese The New York Times tiene que votar contra la recomendación de Morgan Stanley', dice el dueño de The Washington Post.

De la inmobiliaria a la redacción

Samuel Zell será a los 65 años el nuevo hombre fuerte de la prensa norteamericana al hacerse con el práctico control del segundo grupo de medios de EE UU, Tribune. Con ello controlará entre otros Los Ángeles Times y el Chicago Tribune.

Zell, un multimillonario del sector inmobiliario, vendió hace poco Equity Office a la empresa de capital riesgo Blackstone por 23.000 millones de dólares.

El acuerdo de compra de Tribune, en el que él es una parte, se valora en 8.200 millones de dólares. Zell dijo a AP que no entra en la prensa por especial afecto a un diario o controlar editoriales sino para ganar dinero. Zell dice estar especializado en mercados difíciles y que en éste ve futuro.