La lucha por Endesa

Conthe cree que el acuerdo entre Caja Madrid y E.ON no burla la normativa de la CNMV

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Manuel Conthe, ha considerado hoy que Caja Madrid y E.ON no han burlado normativa alguna del mercado al formalizar un "equity swap" o contrato de derivados por el que la entidad no acudirá a la OPA por Endesa y mantiene sus derechos de voto. Por otro lado, el Consejo de Administración de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) decidirá hoy si vende su participación del 2,9% en Endesa en la OPA de E.ON, según ha declarado el presidente del grupo público, Enrique Martínez Robles.

Tras participan en la inauguración del Encuentro Financiero 2007 del Foro de la Nueva Economía, Conthe afirmó, a preguntas sobre esta cuestión, que no se le ocurre qué normativa del mercado de valores podrían haber burlado Caja Madrid y el grupo alemán.

Recordó que en este "equity swap" participan un accionista de referencia y un oferente que quiere adquirir el 100% de Endesa, si bien apuntó que este tipo de figura de derivados supone "un desafío conceptual" para todos los supervisores de los mercados.

Preguntado sobre si hubo discrepancias en el seno del consejo de la CNMV sobre la autorización concedida a Enel y Acciona para que puedan formular una OPA sobre Endesa pasados seis meses de la oferta lanzada por E.ON, Conthe afirmó que aunque las decisiones del órgano de gobierno del supervisor no se adopten por unanimidad, pero sí por mayoría, todos los demás miembros tienen que respetarlas y apoyarlas.

La decisión de la SEPI

Por su parte, Martínez Robles, en declaraciones a los periodistas tras el acto conmemorativo del 30 aniversario de la Tragsa, no quiso adelantar el sentido de la decisión del grupo público y se remitió a lo que decida hoy su máximo órgano de decisión.

Hasta ahora la SEPI había señalado que sería la última en tomar la decisión de acudir o no a la opa del grupo alemán, cuyo plazo de aceptación termina el próximo 3 de abril.

La venta del paquete en Endesa, que la SEPI se quedó tras la renuncia de los bancos colocadores a ejercer sus opciones de compra en la privatización de la eléctrica (green shoe), reportaría unos ingresos para el grupo público de 1.228 millones de euros.