Mercados

Las operaciones corporativas dan impulso a las Bolsas mundiales

Tercera jornada consecutiva al alza para el Ibex. El índice subió ayer un 1,95% impulsado por Altadis, que ha recibido una oferta de compra de Imperial Tobacco, y los pesos pesados de la Bolsa. El Ibex cerró en 14.250 puntos, todavía a un 4,25% del nivel previo a la fase correctiva iniciada a finales de febrero.

El anuncio de la opa de Imperial Tobacco por Altadis a un precio de 45 euros por acción protagonizó ayer la jornada bursátil en España. La tabacalera hispano-francesa ha rechazado la opa, lo que ha desembocado en una subida del valor del 6,4%, hasta cerrar a 46,55 euros. Lo que el mercado empieza a descontar es que, como ha sucedido en otras opas hostiles como la de Arcelor o la de Endesa, al final haya una sustancial mejora de la oferta. El resultado es que el Ibex se convirtió ayer en el mejor de los grandes índices europeos, con un avance del 1,95%. El selectivo cerró en 14.250,2 puntos, el nivel más alto en una semana y que implica una revalorización del 4,76% después de tres jornadas consecutivas al alza.

La actividad corporativa no sólo fue protagonista en la Bolsa de Madrid. En Europa, los inversores valoraron el interés de Barclays por ABN, confirmado oficialmente tras el cierre de la sesión, y el anuncio de acuerdo de fusión entre la división turística de TUI y la touroperadora First Choice. En consecuencia, el índice Aex de Ámsterdam registró un avance del 2,14%. Las ganancias cundieron en el Footsie de Londres (0,96%), el Dax de Fráncfort (1,39%) o el Cac de París (1,43%).

'La noticia de Barclays y ABN Amro supone un impulso clarísimo para un sector en el que en los últimos años no hemos visto grandes compras; incrementa de forma significativa la prima especulativa sobre el sector', valora Javier Barrio, de BPI, que considera la profusión de actividad corporativa como una excelente noticia. 'Los analistas tienen una información parcial de las empresas. Son las compañías las que mejor conocen su propio sector y si ellas mismas son las que se lanzan a hacer compras es un indicio fabuloso de que las cosas marchan bien', señala Barrio.

La apertura positiva de Wall Street contribuyó a afianzar el ánimo comprador. 'Los inversores empiezan a ponderar que la crisis de la hipotecas de alto riesgo no es tan peligrosa y que la economía de EE UU, aunque los riesgos sigan presentes, tiene visos de mejorar', explica José Luis Martínez Campuzano, de Citigroup. Al final, el índice tecnológico Nasdaq logró una revalorización del 0,92%; el industrial Dow Jones mejoró un 0,96% y el S&P 500, el más representativo de la economía estadounidense, subió un 1,09%.

Uno de los datos más relevantes de la sesión en España fue que el volumen de negocio en operaciones realizadas fuera de mercado. En bloques y operaciones especiales se movieron más de 4.840 millones, mientras que el volumen neto del continuo fue de 4.275. Es llamativo el dato de que, sin que haya trascendido ninguna noticia oficial, la empresa de infraestructuras Abertis (1,81%) negociase 1.554,4 millones fuera de mercado, un 14,79% de su capitalización de mercado. Pese al entusiasmo de ayer, los expertos llaman a la cautela. 'Aún estamos en una fase de movimientos técnicos. Es de esperar que la Bolsa vuelva a subir, pero aún va a tardar al menos varias semanas en recuperar una tendencia alcista sólida', advierte Nicolás López, de M&G Valores. En cualquier caso, el Ibex ya vuelve a estar en positivo en el año, aunque el saldo acumulado es de sólo el 0,73%.

Los rumores de compra vuelven a planear sobre la catalana Agbar

La noticia de que la compañía francesa de servicios financieros Caisse des Depots y la firma de tratamientos residuales Seche Environnement planean comprar la distribuidora de aguas Saur revolucionó a todo el sector, que subió un 1,87%. Aguas de Barcelona (Agbar) no fue ajena a la tendencia y cerró con un alza del 5,22%.

La distribución de aguas es uno de los sectores donde el mercado espera inminentes movimientos de concentración.

Suez y La Caixa controlan Agbar a través de un holding de inversiones. 'Si una quiere vender su participación, necesita el permiso de la otra y dado los beneficios que reporta ahora mismo Agbar, sería necesario que el oferente pagase muy bien', avisa Luis Benguerel, gestor de Interbrokers.