Economía regional

El Libro Beige de la Fed disipa los temores de una recesión en EE UU

La mayor parte de los distritos examinados por el Libro Beige de la Reserva Federal muestran 'una modesta expansión en la actividad económica desde el último informe pero en algunos de ellos se ha detectado una cierta desaceleración'. Con esta frase empieza el estudio periódico de la economía regional de Estados Unidos, elaborado por la autoridad monetaria, y con el que se confirma una cierta debilidad del crecimiento sin apuntar al peligro de recesión o una desaceleración más profunda de lo calculado.

De los 12 bancos regionales que elaboran este informe solo un tercio reportaron en el Libro Beige esta situación por debajo de lo que se considera 'modesto crecimiento' y el tono general de éste es, de hecho, más optimista que su arranque introductorio.

Las ventas al por menor siguen siendo buenas, la demanda de servicios es elevada e incluso la industria, el sector que más está sufriendo, registra 'estabilidad o firmeza'. De hecho se considera que incluso 'está expansiva en la mayor parte de los distritos'. Eso si, la actividad industrial relacionada con automoción y la vivienda sigue estando a la baja, en el último caso por la caída de un mercado que según la Fed da signos de estabilización.

El presidente de la autoridad monetaria, Ben Bernanke, ha reafirmado recientemente su optimismo en la economía, pese a la violenta caída de los mercados la semana pasada que hacían presagiar momentos más difíciles en la economía de EE UU. La mayor parte de los miembros de la Reserva siguen más preocupados por la inflación que por el crecimiento. El Libro Beige afirma que el mercado laboral está tenso pero los incrementos en salarios 'son moderados'. La Fed decide sobre los tipos el día 21 de este mes.

Optimismo inversor, no económico

Pese a la baja tasa de paro, los americanos han perdido parte de su optimismo. Así se recoge en una encuesta de The Wall Street Journal y NBC que evidencia que el 31% de los americanos cree que la economía irá a peor. En enero solo el 16% tenía este pesimista punto de vista.

La encuesta, hecha días después de la corrección de los mercados, muestra que quienes tienen inversiones no son tan negativos y el 46% espera que el mercado se mueva al alza el próximo año mientras el 16% espera que caiga.

Hace dos meses los inversores optimistas eran el 35%.