Nerviosismo en los mercados

El yen brilla a costa de la huida en divisas emergentes

La cotización del euro sorteó con relativa calma una jornada de sacudidas para los mercados de renta variable que sí pasó factura sobre las divisas más débiles. El peso mexicano y el real brasileño se depreciaron con fuerza como consecuencia de la salida de dinero desde posiciones consideradas de riesgo hacia valores más seguros, después de que el hundimiento de la Bolsa de China disparara el temor respecto a los mercados emergentes.

El real brasileño sufrió su mayor retroceso en más de cinco meses, mientras que el peso mexicano registró su cambio más bajo frente al dólar en ocho meses, en 11,1760 unidades por dólar, además de acusar la mayor depreciación en un mes.

El euro se cambió en el nivel de los 1,3243 dólares, con un descenso superior al 0,4% frente al dólar. La estrella indiscutible de la jornada fue el yen, que alcanzó el nivel más alto en catorce meses frente al dólar y cotas récord frente a la divisa comunitaria, en las 159 unidades por euro. La divisa nipona, con tipos de interés en Japón en el 0,5%, muy inferiores a los de EE UU o la zona euro, fue la gran beneficiada de las ventas en divisas de países emergentes.