Economía mundial

El G 7 advierte del peligro de los desequilibrios en los tipos de cambio

Los ministros de Finanzas de los siete países más industrializados del mundo (G7) han manifestado hoy en su reunión de Essen (Alemania) su preocupación por el peligro de desequilibrios en los tipos de cambio. En un comunicado final los ministros han señalado que "una volatilidad excesiva y movimientos desordenados" no son "deseables" para el interés del crecimiento económico.

El documento, sin embargo, no hace referencia explícita al yen cuya debilidad ha preocupado sobre todo a los europeos, por los peligros que ello supone para la competitividad europea. Los ministros subrayan la buena evolución ha tomado la economía japonesa y esperan que esta recuperación "continúe".

Por ello, el G7 "confía" en que este desarrollo sea "reconocido" por el mercado e incorporado en sus evaluaciones. El G7 es más explícito con China y en el comunicado se destaca que "en economías emergentes con grandes y crecientes superávit en sus balanzas por cuenta corriente, especialmente en China, es deseable que los tipos de cambio se modifiquen para hacer posibles ajustes necesarios". La debilidad del yuan sobre todo a Estados Unidos, que acusa desde hace tiempo a China de apoyar sus exportaciones con un tipo de cambio artificial.

Volver a Doha

Por otro lado, el grupo ha lanzado un mensaje de apoyo al relanzamiento de la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial, paralizada desde hace unos meses. En el mismo comunicado, los ministros reafirman su "compromiso de resistir a todo reflejo proteccionista" y que todos los participantes de la ronda tienen la responsabilidad de garantizar un éxito de las negociaciones.

El ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück, señaló en rueda de prensa que en la reunión de Essen todos los participantes fueron muy conscientes de que "cualquier alternativa es peor". Steinbrück aseguró que en el G7 hay consciencia de que Norteamérica y Europa tienen que moverse en materia agraria y los países en vías de desarrollo en los aspectos relacionados con barreras arancelarias a bienes industriales. Los ministros de EEUU, Alemania, Francia, Japón, Italia, Reino Unido y Canadá aseguraron aceptar "nuestra responsabilidad de garantizar que la ayuda para el comercio ofrezca todos los beneficios del comercio a los países en desarrollo".