CE

Kroes acusa a la banca europea de 'estafar' a sus clientes

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, acusó ayer a la banca de 'estafar' a sus clientes con comisiones abusivas e injustificadas. Bruselas amenaza al sector con expedientes disciplinarios si no enmienda sus prácticas comerciales.

Kroes presentó ayer en Bruselas las conclusiones de su temida investigación sectorial sobre el sector financiero. La comisaria asegura que las pesquisas 'han confirmado la existencia de numerosas barreras a la competencia que incrementan innecesariamente el coste de los servicios de la banca minorista que soportan empresas y consumidores'.

El mercado financiero europeo, según Kroes, sigue parcelado en demarcaciones nacionales, e incluso regionales, lo cual permite a las entidades imponer elevadas comisiones a los clientes sin riesgo de que se vayan a la competencia.

La Comisión asegura haber encontrado durante los 18 meses de su investigación claros 'indicios' sobre estas prácticas abusivas. Hasta el punto de que Kroes, en la rueda de prensa para la presentación de los resultados, no dudó en acusar de estafa al sector.

'En algunos países están robando a los clientes. Y estoy hablando de gente como usted y como yo'.

Kroes esgrime como prueba de su furibundo ataque 'las grandes variaciones en las comisiones comerciales y las comisiones interbancarias para tarjetas de pago, los obstáculos a la movilidad de los clientes y la comercialización conjunta de distintos productos bancarios'.

La comisaria asegura que la violación de las normas es tan flagrante que algunos bancos empezaron a corregir su conducta tras la publicación del informe preliminar de su investigación en abril del año pasado.

A los que reincidan en su presunta ilegalidad, Kroes advierte que utilizará sus potestades, en estrecha colaboración con las autoridades nacionales de competencia, para erradicar los abusos más graves.

Bruselas puede imponer multas de hasta el 10% de la facturación mundial a las empresas que abusen de su posición dominante o se concierten con los competidores para repartirse el mercado y mantener unos precios artificialmente altos.

La banca, sin embargo, no debe temer grandes ataques, según la mayoría de los analistas. 'Las acusaciones no son pruebas', recuerda Nicola Jentzsch, especialista en el sector financiero del instituto de estudios Centre for European Policy Studies. 'Ahora, la dirección general de Competencia y las autoridades nacionales deben estar a la altura de sus afirmaciones y demostrar quién, cómo y dónde ha violado la ley'.

La lectura del informe también es tranquilizadora para la consultora londinense Lafferty. 'Por el momento, bancos y sistemas de tarjetas pueden considerar que hoy por ayer es un buen día para el sector', resume uno de sus expertos financieros.

Y es que la Comisión ha suavizado de manera clara las conclusiones preliminares presentadas hace unos meses. La comisaria, eso sí, mantiene su beligerancia fuera del papel. Entonces citó a Bertol Brecht ('¿qué es atracar un banco comparado con fundarlo?'). Ahora dice haber descubierto que los ladrones están detrás de la ventanilla.

Las cajas de ahorros defienden su modelo

El Grupo europeo de cajas de ahorros, al que pertenece la CECA española, señaló ayer que 'gracias a la presencia de cajas y cooperativas, la competencia en el sector financiero es elevada'. El informe de la Comisión Europea, sin embargo, señala que la estrecha cooperación entre ese tipo de entidades puede suponer una barrera a la competencia.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, precisó a la CE que 'determinados tipos de colaboración permiten reducir costes y favorecen al consumidor'.

Bruselas también atacó ayer la demarcación territorial que disfrutan las cajas en países como Alemania. La CE advirtió que realizará una investigación detallada sobre las normas que impiden a una caja expandirse comercialmente en el territorio de otra. En España no existe ese tipo de limitación.

Bruselas descarta abolir la comisión interbancaria

Los exabruptos verbales de Neelie Kroes contra el sector bancario casan mal con la realidad de sus actuaciones. La comisaria europea de Competencia descargó ayer, por ejemplo, una tremenda filípica contra las entidades y los sistemas de pago electrónico por mantener un modelo de comisiones interbancarias que penalizan a comerciantes y consumidores. Al mismo tiempo, Kroes anunció que su intención no es abolir esa comisión. El anuncio fue acogido con enorme alivio en la industria, que ha presionado de manera coordinada durante nueve meses para que Bruselas renunciase a cualquier medida radical.

Peter Ayliffe, presidente y consejero delegado de Visa Europe, agradeció el cambio de actitud de Kroes. 'Tenemos que estudiar en detalle el informe, pero a priori nos complace que la comisaria haya optado por planteamientos más moderados y reconozca que, como hemos defendido, hace falta continuar con un diálogo constructivo'.

La evolución de Kroes, sin embargo, no parece haber sido voluntaria. La comisaria aseguró ayer que 'sigo sin haber oído una explicación convincente sobre el motivo de las enormes diferencias que existen en la estructura de comisiones entre los diferentes países'. A su juicio, las abultadas comisiones, que llegan a multiplicarse por cuatro de un país a otro para una operación idéntica, sólo son consecuencia de la falta de competencia en el sector. 'Y me temo', dice la comisaria, 'que las pruebas recogidas refutan varios de los argumentos de la industria para justificar el beneficio económico de unas comisiones interbancaria tan altas'.

A pesar de estas sospechas, Kroes confesó que 'no defendemos la abolición de esas comisiones'. La comisaria se conforma con que bajen un poco.