Telefonía móvil

Clos y la CMT vigilarán las subidas de las tarifas

Industria estudia pedir un informe a la CMT en el que se analice si ha habido concertación de precios entre las operadores de móviles. La polémica puede ir a más. Facua denunció ayer a Telefónica, Vodafone y Orange ante el Servicio de Defensa de la Competencia (SDC) por pactar las subidas.

La decisión de las tres mayores compañías de móviles, Telefónica, Vodafone y Orange, de subir un 25% el precio del establecimiento de llamada hasta 15 céntimos de euro va a tener más consecuencias. El Ministerio de Industria estudia solicitar un informe a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) sobre estos movimientos.

El regulador, como órgano consultivo de la administración, analizaría los cambios en la política de precios de las compañías. Una vez terminado el estudio, la CMT lo remitiría a Industria, que debería validarlo.

Tras cumplir este proceso, el informe sería enviado al SDC, dependiente del Ministerio de Economía, que lo incorporaría al hipotético expediente sobre el caso que debería ser juzgado por el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC).

Fuentes jurídicas recuerdan que sólo este último organismo tiene la facultad de sancionar a las empresas en el ámbito de la competencia y, 'en ningún caso, la CMT'.

Aunque, desde Industria se precisa que no se ha hecho todavía ninguna petición a la autoridad reguladora, insistiendo en que no hay ningún tipo de sospecha sobre una posible concertación de precios entre las operadoras. Su máximo responsable, Joan Clos, dijo ayer que su departamento estará a la espera de como evolucionan los precios del mercado de celulares.

Reinaldo Rodríguez, presidente de la CMT, dijo que el regulador analiza continuamente la evolución del mercado y que también lo está haciendo en este caso. En una entrevista en la Cadena Ser, indicó que la Comisión Europea 'ha pedido una supervisión lo más detallada posible para ver los resultados de las políticas tomadas en materia de regulación'. Rodríguez dijo también que la nueva ley sobre tarifas por segundo se ha diseñado para aumentar la transparencia, pero no para bajar ni para subir precios.

De todas maneras, el SDC podría verse obligado a intervenir. Ayer, la Federación de Consumidores en Acción (Facua) denunció a Telefónica, Orange y Vodafone ante este organismo al considerar que existen indicios de pacto entre las compañías para adaptar sus precios a la nueva tarificación.

Entre los argumentos esgrimidos por esta asociación para considerar que ha habido un acuerdo está el idéntico aumento del 25% que las operadoras han aplicado en el establecimiento de llamada. Según Facua, el pacto tendría como objetivo final 'mimetizar la estructura de su subida tarifaria' para mantener los ingresos que obtenían por el redondeo.

También los responsables de la dijeron a Servimedia que los operadores han concertado la subida de los precios para hacer frente a la normativa que pone fin a la 'práctica del redondeo'.

Yoigo y Euskaltel, caminos diferentes en las tarifas

Yoigo decidió quedarse al margen de las políticas de precios del resto de operadores de móviles. La filial de TeliaSonera mantuvo el establecimiento de llamada en los 12 céntimos y fijó el coste en los 0,2 céntimos de euro por segundo. Según Yoigo, una llamada de 20 segundos costará 16 céntimos de euro.

En un comunicado, la empresa dijo que sus clientes se ahorrarán entre un 10% y un 20% en el coste de sus llamadas. La compañía precisó que las proyecciones de negocio habían sido estimadas 'de acuerdo a un modelo de facturación por segundos'.

Al contrario que Yoigo, Euskaltel decidió fijar el coste de establecimiento de llamada en 15 céntimos de euro y anunció que tarificará por segundos a partir del 1 de marzo, con una subida del 10%.