EDITORIAL

Kroes se diluye en discursos

En algunos países, están robando a los clientes. Y hablo de gente como usted y como yo'. Esta brutal acusación lanzada ayer contra los bancos no partió de ningún líder antiglobalización al uso. Ni siquiera del despechado cliente de alguna entidad. Fue la declaración, se supone que meditada y calculada, de la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, tras poner fin a una investigación sobre la banca minorista de más de 18 meses.

La antigua empresaria holandesa asegura que hay 'indicios' sobre prácticas abusivas de los bancos europeos y de los sistemas de pagos electrónicos, tanto nacionales como internacionales. El informe de la Comisión describe un lamentable panorama de falta de competencia, barreras para los clientes cuando quieren cambiar de banco, venta cruzada de distintos productos, tarifas abusivas para la mayoría de los servicios y comisiones astronómicas por el uso de las tarjetas bancarias.

El problema de la Comisión, sin embargo, es que el documento resultado de su estudio sólo describe. Y sólo apunta indicios. Después de 18 meses analizando un sector, una tarea a la que Kroes ha dedicado una buena parte de sus escasos recursos humanos, la comisaria no presenta, al menos de momento, ninguna medida concluyente para resolver los problemas que cita. Pero lo peor es que la fortaleza de sus pruebas queda en duda, porque la propia comisaria ha rebajado sensiblemente el tono del informe preliminar que presentó en abril del año pasado. El sector recibió con alivio la moderación en las conclusiones definitivas.

Kroes ostenta, probablemente, la cartera más poderosa de la Comisión Europea y una de las pocas que disfruta de poderes ejecutivos para intervenir contra las empresas que violen el derecho comunitario. El ejercicio de ese cargo no se mide por las bravuconadas en público, sino por la capacidad de plasmar en pliegos de cargos sus iniciativas si advierte infracciones. Todo lo demás es perder el tiempo y poner en duda gratuitamente la honorabilidad de todo un sector.