CincoSentidos

Detalles que marcan distancia

El bolso masculino destaca como propuesta estrella de los complementos masculinos para esta primavera

Beau Brummell definió como nadie el concepto de elegancia masculina cuando afirmó que si alguien se vuelve a mirar el traje de un hombre 'es que no va bien vestido'. El paso siguiente lo dio Eduardo, duque de Windsor, al revolucionar los guardarropas con detalles como los mocasines de ante (que él combinó por primera vez con trajes) y el sombrero Panamá.

Hoy, cualquier hombre al que le preocupe ir bien vestido sabe que la elegancia masculina se define en dos detalles: el corte y tejido tanto del traje como de la camisa y los complementos. Zapatos, corbatas, gemelos, sombreros y pañuelos (sin olvidar los perfumes) completan cada temporada los desfiles de las firmas de moda masculina. Dentro de ese abanico de clásicos, las propuestas para la primavera-verano 2007 traen una novedad que marcará tendencia: el bolso masculino. De asas cortas o para llevar como bandolera, firmas como Longchamp, Hackett, Belstaff o Francesco Biasia apuestan por demostrar que el complemento femenino por excelencia ha dejado de ser patrimonio exclusivo de las mujeres.